Tasmania ofrece un entorno de una belleza inmaculada y a la vez accesible

Weinglas Bay Tasmania. / Peter Kapuschinski
Weinglas Bay Tasmania / Peter Kapuschinski

Poblada inicialmente como colonia de destino penal desde 1803, presos y colonos dejaron un legado que se hace evidente en los edificios de estilo georgiano y victoriano por toda la isla.

Tasmania ofrece un entorno de una belleza inmaculada y a la vez accesible

Poblada inicialmente como colonia de destino penal desde 1803, presos y colonos dejaron un legado que se hace evidente en los edificios de estilo georgiano y victoriano por toda la isla.

 

Tasmania se encuentra a unos 240 kilómetros al sureste de Australia, de la que está separada por el estrecho de Bass. El archipiélago, que conforma el estado más pequeño de Australia, cuenta con una isla principal llamada Tasmania, Bruny Island situada cerca de la costa sureste de la isla principal, las islas Rey y Flinders que están en el Estrecho de Bass y numerosas islas más pequeñas cercanas a la costa de la isla principal, así como la Isla Macquarie en zona subantártica a 1.450 kilómetros al sureste. La isla principal tiene forma de corazón, con una superficie de 68.300 kilómetros cuadrados y clima comparable al de Galicia.

Debe su nombre a Abel Tasman, explorador holandés que la avistó en 1642, aunque el primer asentamiento europeo, de militares, presidiarios y balleneros británicos, data de principios del siglo XIX. Después, en apenas treinta años, las enfermedades y los enfrentamientos con los colonos redujeron drásticamente la población de los aborígenes y en la actualidad sobreviven escasos descendientes de los antiguos tasmanes en las islas adyacentes.

Uno de sus habitantes más característico es el demonio de Tasmania (Sarcophilus harrisii), que no es sólo un personaje de dibujos animados, el enemigo de Bugs Bunny o el pato Lucas en Looney Tunes. Es un mamífero muy raro, que sólo se encuentra en la isla de Tasmania, un marsupial relacionado con koalas y canguros del tamaño de un perro pequeño, de color negro y con un temperamento feroz. Tiene una cabeza de gran tamaño en relación con su cuerpo, con fuertes mandíbulas, y emite unos misteriosos gruñidos durante la búsqueda de comida por la noche, ya que durante el día permanece oculto.

Tasmania ofrece un entorno de una belleza inmaculada y a la vez accesible
Comentarios