Sugar Nation: cuando Katy Perry contaba cocodrilos para dormir plácidamente

Katy Perry. / Kiss FM.
Katy Perry/ Kiss FM

Mi padre estaba convencido de que sería un hombre de provecho y, por esa razón, me presentó a Katy Perry y a todos esos cocodrilos con los que soñaba.

Sugar Nation: cuando Katy Perry contaba cocodrilos para dormir plácidamente

Todos escupían contra los dioses, pero Katy Perry era más que una diosa, era la megadiosa. Una colección de peluches con su nombre confirmaba eso. La conocí a través de la agencia de mi padre, una agencia encargada del fusilamiento de robots tóxicos. Nada era malo en Sugar Nation cuando se fusilaban a todos los robots. Yo temía que aquellos tiempos se acabaran y que la Perry dejara de exhibirse por las alfombras rutilantes de un paseo incólume. Todos escupían a los dioses mientras Katy Perry, preocupada, llamaba a mi casa para que yo, cazador de los sueños y de los cátaros albinos, le diera un sacro consejo para dormir. Si Katy no dormía, envejecería. Y yo inventé los cocodrilos- oveja para que ella los contara uno a uno mientras la saliva impregnaba el cielo, mientras los humos rojos se esfumaban por las páginas en blanco, mientras la Perry rejuvenecía gracias a la triste multiplicación reptil que tuve como revelación. Duerme, Katy, eterna Katy.

Sugar Nation: cuando Katy Perry contaba cocodrilos para dormir plácidamente
Comentarios