Qué significa realmente tener un perro

Judith con uno de sus perros, Suki, de 15 años. / Judith Muñoz
Judith con uno de sus perros, Suki, de 15 años. / Judith Muñoz

Un perro no es solo el selfie gracioso en alguna red social. Es caca, pelo, dinero, paseos diarios... es responsabilizarse de un ser vivo durante al menos 15 años, con suerte más.

Qué significa realmente tener un perro

No dejo de escuchar y leer sobre abandonos de perros, sobre todo tras las Navidades y en la época veraniega; aunque en realidad se suceden durante todo el año. Sigo sin entender la capacidad humana de deshacerse de aquello que le molesta para sus fines, más aún si “aquello” se trata de un ser vivo.

Por esta razón y ante el hartazgo y la repulsión que me producen estos abandonos y los sacrificios que algunos cazadores realizan a sus perros a modo de ahorcamiento o ahogamiento, me encuentro hoy escribiendo estas líneas sobre lo que significa tener perro desde mi punto de vista, que no es el de ninguna fanática de los animales, ni activista, ni vegana… (que, para que todos me entiendan, aquellas fanáticas, activistas y veganas me parecen estupendas, y lo mismo para el sexo masculino). Solo soy una chica con dos perros.

Qué significa por tanto tener perro. Tener perro es un compromiso a largo plazo, al menos de 15 años, con suerte de más. Significa que todos los días, sin excepción de fines de semana, festivos o vacaciones, hay que salir a pasear con tu perro. Y da igual que se tenga un jardín en casa. Da igual que llueva o nieve, que haga un frío del carajo o un calor tremendo. Es lo mismo que tengamos que madrugar para dar el paseo de rigor y que nuestro perro haga caca y pis o simplemente olisquee el rastro de otro perros. Es lo mismo que lleguemos cansados del trabajo. El paseo es sagrado y obligatorio para la vida de nuestros perros. Y por supuesto los paseos no serán siempre plácidos. A veces tirará de la correa más de la cuenta o querrá un poco más de caminata. Puede que sea de los que les de por ladrar a los coches que pasan o que alguna vez se enzarce con algún perro que pase a su lado. Son cosas que pueden ocurrir. Ni que decir tiene que las cacas hay que recogerlas, por mucho asco que de. Las cacas se recogen, aunque cague en el jardín de tu urbanización.

Tener perro significa gastar dinero: en vacunas todos los años, en ponerle el microchip identificativo, en desparasitarlo cada tres meses, en comprarle pienso, algún mordedor, correa, etc. Y limpiar más de la cuenta porque los perros sueltan pelo.

Tener perro significa que perderás calcetines, zapatillas, sujetadores… algo acabará mordido, meado, escondido o comido. Si tienes jardín seguro que el perro hará algún agujero, solo por diversión/aburrimiento o para enterrar algo. Y probablemente, alguna vez, se haga pis dentro de casa. De ahí que tener perro significa también educar. De pequeños son tan adorables… pero hay que enseñarlos ciertas normas básicas si no queremos que de mayores sean unos pequeños dictadores. Y lógicamente ni que decir tiene que esa educación no pasa por la violencia. El NO, la corrección, la paciencia y la repetición son la clave.

Tener perro significa dedicarle tiempo, de ahí los paseos, y aplicar rutinas. Puede servirnos para cazar, para hacernos compañía, para buscar trufas, para dar sensación de guardián de la casa… pero jamás para desecharlo cuando ya no haga nada de eso o no queramos que lo haga más. Un perro tampoco se adquiere para únicamente ganar dinero.

Todos entenderéis que un perro se hace mayor. Nunca será indefinidamente la bolita pequeña que entra por vez primera en casa. Y a media que se haga viejo se volverá torpe, se quedará sordo o ciego. Tendrá achaques, incluso se le escaparán las defecaciones sin querer. Nuestro perro se volverá anciano y tendremos que cuidarlo como lo hemos hecho durante toda su vida. A estas edades, incluso más.

Que es muy divertido ver los selfies de los dueños con sus perros en Facebook, Twitter, Instagram… yo también los subo. Pero no solo es eso tener perro. Tras la foto hay un día a día canino-humano de amor, enseñanza, respeto, constancia.

¿Qué significa tener perro? Significa tener un amigo para toda la vida, un ser que te amará y te será fiel como ningún humano jamás lo será. Alguien que te exigirá cuidados y te dará cariño siempre, todos los días, independientemente de tu estado de ánimo. Tener perro te beneficiará física y psicológicamente. Tu perro será parte de tu familia desde el momento en que entre en tu casa y te responsabilizarás de su bienestar. Tener perro te hará reír, llorar, preocuparte… muy probablemente te haga ser mejor persona.

Qué significa realmente tener un perro
Comentarios