Buscar

Los seres humanos están arruinando la comunicación entre los delfines

Según un nuevo estudio, el ruido de los barcos y las embarcaciones está causando que la comunicación entre los animales marinos se vuelva más compleja.

Los seres humanos están arruinando la comunicación entre los delfines
Delfín. / RRSS
Delfín. / RRSS

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Como si no estuvieran haciendo lo suficiente para destruir el planeta y dañar a nuestros semejantes, un nuevo estudio ha revelado que el ruido causado por los humanos está obstaculizando la capacidad de los delfines para comunicarse entre sí.

Los delfines, animales muy inteligentes y sociales, utilizan una compleja serie de silbatos para hablar entre ellos que algunos científicos han comparado con el habla humana. Pero en un estudio publicado esta semana en la revista Biology Letters, los investigadores encontraron que los delfines en una zona de la costa de Maryland hicieron que sus llamadas fueran menos complicadas durante el ruido creado por las rutas de navegación y los botes.

“Los delfines simplificaron sus llamadas para contrarrestar los efectos de enmascaramiento del ruido de los barcos", dijo en un comunicado de prensa la bióloga marina Helen Bailey, del Centro de Ciencias Ambientales de la Universidad de Maryland.

La asistente de Bailey, Leila Fouda, agregó: "La simplificación de estos silbidos podría reducir la información en estas señales acústicas y dificultar la comunicación de los delfines".

Los investigadores, que recopilaron datos colocando micrófonos en el fondo del océano, observaron en el estudio que, si bien es posible que el ruido ambiental se produzca de forma natural, el ruido que registraron bajo el agua fue principalmente causado por los barcos.

Bailey dijo en la declaración sobre el estudio con delfines que las personas que diseñan barcos deben comenzar a tomar más en serio el impacto ambiental del sonido.  @mundiario