San Valentín: ¡quiéreme, que no te quiero y no me quieras que te quiero!

San Valentín y los corazones de piedra
San Valentín y los corazones de piedra.

A mí tampoco me gusta San Valentín y no es por llevar la contraria, comenta esta autora como introducción a uno de sus nuevos poemas para MUNDIARIO.

San Valentín: ¡quiéreme, que no te quiero y no me quieras que te quiero!

A mí tampoco me gusta San Valentín y no es por llevar la contraria, comenta esta autora como introducción a uno de sus nuevos poemas para MUNDIARIO.

He querido y me equivocado,

y sin querer…, me han amado.

La regla de la cadena,

un absurdo desatado.

Nadie rima con todos

y con todos me he reído,

llorado y maldecido,

pero sobre todo... ¡me he escapado!

Mi libertad es mi cadena,

mi sufrimiento el castigo.

La distancia, mi reposo,

no hay camino para el olvido.

Miedo absurdo, a la deriva…,

tu mentira: mi verdad.

No me busques, me he ido lejos.

Mi recuerdo: tu soledad.

San Valentín: ¡quiéreme, que no te quiero y no me quieras que te quiero!
Comentarios