La Rioja investiga la aparición de larvas de gusanos en platos de colegios públicos

Comedor escolar. / RR SS.
Comedor escolar. / RR SS.

A pesar de que la empresa proveedora, Serunión, asegura que no hubo riesgo, padres y madres indignados afirman que sus hijos sí ingirieron las larvas

La Rioja investiga la aparición de larvas de gusanos en platos de colegios públicos

El Gobierno de La Rioja investiga la aparición de larvas de gusanos en platos de pasta en descomposición servidos en menús escolares de al menos cinco centros públicos de la comunidad. El incidente salió a la luz este viernes cuando la empresa proveedora del servicio, Serunión, intentó minimizar el problema, alegando que la comida "contaminada" había sido retirada a tiempo y reemplazada, lo cual fue respaldado en un primer momento por el Ejecutivo regional a través de un comunicado oficial.

Sin embargo, la situación tomó un giro más preocupante cuando padres del colegio Eladio del Campo, en la localidad de Murillo del Río Leza, (con 1.600 habitantes), afirmaron que sus hijos habían consumido los platos con larvas de gusanos el mismo viernes. Ante estas denuncias, la Consejería de Educación contactó de inmediato con la dirección regional de Serunión y solicitó un informe urgente que debe presentarse el lunes. En el texto se espera que se especifiquen los detalles del incidente, el protocolo seguido, las medidas tomadas en cada centro afectado y si algún estudiante ingirió la pasta en mal estado. Además, se investigará si en algunos centros no se activó el protocolo de retirada de la comida.

Uno de los padres afectados, Antonio Parra, declaró a la Cadena SER de La Rioja que su hijo había consumido más de medio plato de macarrones con larvas. Según relató, la directora del colegio se puso en contacto con él a las cinco y media de la tarde, cuando los niños ya habían regresado a casa después de comer, para informarle sobre el hallazgo de gusanos en los restos de pasta. Clara Barrasa, otra madre y miembro de la Asociación de Padres y Madres del centro, también afirmó que sus hijos habían comido la pasta contaminada. La asociación emitió un comunicado en el que insistió en que los niños sí habían consumido los macarrones en mal estado y criticó que el servicio de comedor no ofreció una alternativa adecuada.

Más de cinco centros afectados

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de centros públicos (FAPA Rioja) confirmó la gravedad de la situación después de recabar testimonios y no descarta que haya más de cinco centros afectados. Sin embargo, aseguraron que ningún niño presentaba problemas de salud hasta el momento. La empresa Serunión, por su parte, negó enérgicamente que los alumnos hubieran ingerido la pasta en mal estado y atribuyó el incidente a las altas temperaturas. Afirmaron que el protocolo se activó antes de que los estudiantes consumieran los alimentos.

Por su parte, el Gobierno de La Rioja ha recopilado datos del colegio de Murillo de Río Leza para esclarecer lo sucedido. En Calahorra (25.000 habitantes), en el colegio Ángel Olivá, el alimento en mal estado pudo retirarse a tiempo gracias a la pronta acción del cocinero del centro, quien detectó la presencia de gusanos antes de servir la pasta. La FAPA Rioja señaló la importancia de entender por qué la empresa no dio la orden de retirar el alimento en otros centros, independientemente de si tenían cocinero o utilizaban el servicio de catering de Serunión.

Este no es el primer escándalo relacionado con el servicio de comedor escolar a cargo de Serunión en La Rioja. En el pasado, hubo quejas sobre la calidad del menú escolar, y en 2014 se denunció la presencia de gorgojos en los platos en la localidad de Navarrete. Además, se han registrado otras incidencias en servicios prestados por esta empresa, como la ayuda a domicilio. El contrato para el servicio de comedor escolar tiene un precio fijado en 4,59 euros (IVA incluido) por comensal y día y fue adjudicado en marzo de 2022, con posibilidad de prorrogarse por otros tres años. @mundiario

Comentarios