Reverso, un remedio contra las fake news

reverso electoral
Reverso. Una plataforma plantea combatir a las fake news.

De cara a las próximas elecciones en Argentina surge una nueva plataforma para combatir las fake news y la desinformación.

Reverso, un remedio contra las fake news

Una mujer con tres pechos, un tren nazi en Polonia que tenía tesoros de la Segunda Guerra Mundial y una periodista de un diario amarillista que inventó que había sido refugiada en Siria. A muchos les sonará familiar, a otros tantos no. Los recientes casos, que se dieron entre 2014 y 2015, fueron las fake news que mayor repercusión tuvieron por su extrañeza. Aquellos primeros casos fueron pioneros en la materia de un fenómeno que va creciendo año tras año.

En tiempos electorales y de medios sociales digitales, el concepto comienza a replicarse y viralizarse. De cara a las elecciones presidenciales y legislativas argentinas de 2019, el fenómeno no puede ser ignorado. Tan antiguas como efectivas, las noticias falsas representan todo un desafío para las democracias modernas. Las fake news son una forma tecnificada del rumor cuyo principal objetivo es alimentar la desinformación, algo sumamente riesgoso en tiempos de votos. Presentes en las elecciones de Donald Trump (desde los votos fraudulentos en Ohio hasta el incondicional “apoyo” del Papa Francisco al candidato republicano) y en el triunfo de Bolsonaro (con revueltas populares, despidos en empresas y que el opositor Haddad bajaba su candidatura), las fake news tuvieron una participación activa en casi todas las elecciones recientes.

Perjuicio a la credibilidad de un candidato, profundización de las divisiones sociales -la siniestra “grieta” en nuestras latitudes-, la desestabilización del entorno político y la victimización de grupos minoritarios representan tan solo algunas de las consecuencias inmediatas de este problema. Un informe de la consultora Gartner presagia un panorama desolador de cara al futuro: “Para el año 2022, en los países centrales y en desarrollo, la mayoría de la gente va a leer más noticias falsas que reales”

Bajo este escenario se puso en marcha un ambicioso proyecto para monitorear la existencia de noticias falsas y desinformación en medios y redes, de cara a las próximas elecciones argentinas, llamado Reverso. El mismo es impulsado por AFP Factuel, First Draft, Pop-Up Newsroom y Chequeado y contará con el aval y apoyo de más de 80 medios (y la cifra sigue creciendo) a nivel nacional y provincial, que incluyen a La Nación, Clarín, Página/12 e Infobae entre otros. La iniciativa tiene como antecedentes inmediato las experiencias vividas en Francia con “CrossCheck”, en Estados Unidos con “Electionland”, en México con “Verificado”, en Brasil con “Comprova” y los recientes casos de India (“Checkpoint”) y España (“Comprobado”).
 
Reverso tiene como pilar la construcción de la credibilidad en un campo muy cuestionado y comenzará a publicar información en su sitio web (http://www.reversoar.com) desde el 11 de junio hasta el 11 de diciembre, cuando asuma el nuevo presidente. La información verificada en #ReversoAr monitoreará la desinformación en las redes sociales, los canales de mensajería y los medios durante toda la campaña ¿Podrá Reverso cumplir con su objetivo? ¿Será esta el verdadero antídoto para combatir la desinformación? Ojalá que si.

Esperemos que el proyecto cumpla con sus objetivos y brinde las herramientas a los ciudadanos para saber que cosas son ciertas y cuales son falsas, desalentando así a quienes utilicen contenidos desinformantes para influenciar en los votos. Que Reverso cumpla con su objetivo será indispensable para que los ciudadanos voten con responsabilidad. A la hora de votar, es esencial contar con información verídica para poder analizar a cada uno de los candidatos, no solo a los que encabezan la lista sino también a los que integran cada una de ellas. Es nuestro deber como ciudadano hacerlo y es necesario que la información a la que acceden los ciudadanos sea lo más verídica posible. 

Reverso, un remedio contra las fake news