Reino Unido vuelve a encerrarse con el objetivo de salvar vidas antes que la economía

Londres. / RR SS
El centro de Londres, la capital del Reino Unido, desolado por las restricciones derivadas de la pandemia de coronavirus. / Sky News
La actividad social, económica, comercial y laboral en un país tan desarrollado como este volverá a entrar en un período de contracción y paralización, pues el objetivo es salvar vidas.
Reino Unido vuelve a encerrarse con el objetivo de salvar vidas antes que la economía

2021 empieza también en cuarentena. La sexta economía más grande del mundo, y una de las potencias más relevantes del actual sistema global, no ve luz ante una pandemia que sigue descomponiendo a su población a un ritmo alarmante. Tanto así, hasta convertirla en el actual epicentro del brote de Covid-19 en Europa. 

Y es que el Reino Unido ha vuelto a cerrarse y bloquearse a lo interno, aunque también golpeado por el aislamiento derivado de las prohibiciones de vuelos británicos a más de una decena de países, pues la nueva cepa de coronavirus no da tregua después de terminar el 2020 con más de 80 millones de casos y más de 1 millón de muertes en todo el planeta. 


Quizás también te interese:

El epidemiólogo jefe de EE UU admite retrasos en la vacunación contra la Covid-19

Por ese motivo, el primer ministro británico, Boris Johnson, ha anunciado que el Reino Unido entrará en una nueva fase de confinamiento a partir de este lunes 4 de enero, una forma poco agradable de empezar el Año Nuevo para millones de ciudadanos, pero solo así se podrán frenar las estadísticas que arrojan más de 50.000 contagios en un solo día desde las últimas 24 horas en esa nación. 

La realidad es avasalladora. El riesgo de que la rápida transmisión de la nueva cepa del virus genere nuevas mutaciones, a una velocidad inesperada, se incrementa por la capacidad reducida que ya empieza a verse en el sistema sanitario público del Reino Unido (NHS, en sus siglas en inglés), que podría entrar en colapso si los contagios no son suprimidos aunque eso implique un nuevo retroceso en su economía.  

El primer ministro británico ha anunciado, en un mensaje televisado a última hora de este lunes, “un nuevo confinamiento nacional tan estricto como el del pasado mes de marzo a partir del próximo miércoles”.

Por lo tanto, la actividad social, económica, comercial y laboral en un país tan desarrollado como este volverá a entrar en un período de contracción y paralización, pues el objetivo es salvar vidas aunque haya enormes pérdidas macroeconómicas. 

Unas horas antes, la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, decidió apegarse a competencias autónomas como una pretendida nación soberana de la Corona británica para adelantarse y anunciar el cierre en todo su territorio mucho antes que el jefe del Gobierno británico.

“En estos momentos, nuestros hospitales están sometidos a la mayor presión registrada hasta ahora, con 27.000 pacientes de la covid-19”, ha dicho Johnson. El primer ministro ha ordenado que toda Inglaterra (Escocia, Gales e Irlanda del Norte ya se habían adelantado en la medida) se sitúe en el Nivel 4 de Alerta Máxima. Comercios, restaurantes, bares, pubs, cines, teatros y museos permanecerán cerrados. Todos los colegios, de educación primaria y secundaria, permanecerán cerrados desde este martes, y se impartirá la educación por vía telemática”, ha anunciado Johnson.

La única forma de evitar un colapso humanitario de proporciones muy trágicas es que la economía sea sacrificada para evitar el desborde sanitario, lo cual podría colocar al Reino Unido como un patrón a seguir por otros países occidentales ante lo que ya es una nueva ola global de la pandemia durante el inicio del incierto 2021. @mundiario 

Reino Unido vuelve a encerrarse con el objetivo de salvar vidas antes que la economía
Comentarios