Reino Unido registró en 2023 las emisiones más bajas de CO2 en 145 años

Demolición de torres de refrigeración de la central de carbón de Ferrybridge, en Reino Unido, en 2019. / RR SS.
Demolición de torres de refrigeración de la central de carbón de Ferrybridge, en Reino Unido, en 2019. / RR SS.
El descenso del 5,7% no se atribuye a políticas específicas, sino a factores circunstanciales como el clima moderado y el aumento de precios del gas debido a la guerra en Ucrania.
Reino Unido registró en 2023 las emisiones más bajas de CO2 en 145 años

El Reino Unido ha marcado un hito histórico en su lucha contra el cambio climático al registrar en 2023 las emisiones más bajas de dióxido de carbono (CO2) en los últimos 145 años, según revelan datos provisionales del Gobierno analizados por Carbon Brief, una página web especializada en ciencia y políticas de cambio climático. Las cifras muestran un descenso significativo del 5,7%, situando las emisiones en 383 millones de toneladas de carbono, en comparación con las 412 millones de toneladas de 2022. Este logro es aún más destacable si se considera que contrasta con el aumento global del 1,1% en las emisiones.

Sin embargo, este descenso récord no puede atribuirse directamente a las políticas implementadas por el Gobierno conservador de Rishi Sunak. Más bien, se debe a una combinación de factores circunstanciales, como un invierno con clima moderado, el incremento de los precios del gas debido a la guerra en Ucrania, lo que llevó a una reducción en su consumo, y un aumento en la importación de electricidad desde Francia.

Este avance en la reducción de emisiones no solo impulsa el progreso hacia el objetivo de emisiones cero fijado por el Reino Unido para 2050, sino que también refleja una tendencia sostenida de reducción. Según Simon Evans, director sobre Políticas Climáticas de Carbon Brief, este progreso se ha observado principalmente en sectores donde las emisiones no pueden externalizarse, como la electricidad y la construcción. Además, la disminución en la industria ya se había producido en gran medida en la última década.

Uso del carbón

En cuanto al uso del carbón, el Reino Unido ha experimentado una drástica reducción, con solo una planta de carbón activa en Ratcliffe-on-Soar, cuyo cierre está programado para el próximo mes de septiembre. Hace apenas 12 años, el carbón constituía dos quintas partes del suministro eléctrico del país, mientras que en 2022, su uso se limitaba al 23% del total de la cesta energética.

Si los británicos redujeron en un 5,7% sus emisiones el año pasado, el conjunto de la UE lo hizo en un 8%. El avance logrado por el Reino Unido en los últimos años tiene mucho que ver con la eliminación del uso del carbón, pero esa estrategia comienza a ver reducido su rendimiento a medida que han desaparecido las plantas.

Aunque el Ministerio británico de Seguridad Energética y Emisiones Cero se ha mostrado optimista, calificando al Reino Unido como líder mundial en energía limpia, el Gobierno de Sunak ha enfrentado críticas por medidas que algunos consideran un retroceso en la lucha contra el cambio climático. @mundiario

Comentarios