Por qué la ciencia en nuestra cultura es fundamental

Leonardo Da Vinci. / Museo de la Ciencia
Leonardo Da Vinci. / Museo de la Ciencia
Es a través del arte y las humanidades por las cuales podemos llegar a comprender los fenómenos de la ciencia. Es decir, la capacidad que poseemos para integrar las revelaciones científicas dentro de una visión global del mundo.
Por qué la ciencia en nuestra cultura es fundamental

La ciencia en la cultura pretende responde a cuestiones muy diversas sobre la naturaleza del mundo en el que habitamos, la naturaleza humana y la interrelación que existe entre ambas. La ciencia, las humanidades y las artes por lo general se centran en estas cuestiones epistemológicas.

El estudio en artes y humanidades aportan conocimientos que normalmente no abarca la ciencia, ofreciendo un enfoque científico con nuevos descubrimientos interesantes, según el experto Robert Griffith.

Puede promover en la universidad y en la sociedad en general, una visión más amplia sobre la ciencia. Los diferentes especialidades que tiene la ciencia en las diversas sociedades, juega un papel crucial en los avances científicos de la expresión cultural y paradigmas más amplios de las diferentes sociedades del mundo.

La importancia de las interconexiones de la ciencia, las artes y las humanidades

La investigación de las humanidades y las artes y algunos ensayos sobre cultura desde estas dos disciplinas, en este siglo, sin duda causará un gran impacto con sus nuevos descubrimientos en la cultura al mismo tiempo que a la ciencia.

De hecho, cada vez más, se le está dando el lugar que se merecen a través de la interconexión y complementariedad entre las ciencias y las humanidades y las artes para abordar los retos de la sociedad.

Es a través del arte y las humanidades por las cuales podemos llegar a comprender los fenómenos de la ciencia. Es decir, la capacidad que poseemos para integrar las revelaciones científicas dentro de una visión global del mundo.

Entre las tres disciplinas: arte, humanidades y ciencia hay un gran potencial si investigación desde un punto de vista integracionista. Por ejemplo: una alta comprensión de la religión, de cultura, de la educación, de las distintas cosmovisiones que hacen parte de la sociedad, para abordar cuestiones complejas éticas, jurídicas y política reguladora que plantean algunos ámbitos de la tecnología y la ciencia. Y la investigación sobre los avances científicos, tecnológicos y la representación de las ideas, tales como: los medios audiovisuales, la literatura, el teatro, entre otras) y sobre la narrativa, las instituciones culturales (coliseos, escuelas, museos, galerías). Son el principio para la comprensión y la mejora del compromiso de la sociedad con la tecnología y la ciencia.

Asimismo, el arte y la ciencia son generadores y divulgadores de nuevos conocimientos sobre las relaciones humanas y sobre la vida en general que pueden dar cuenta y contribuir directamente a los avances y descubrimientos científicos.

Por tanto, el objetivo de la ciencia en la cultura es pretender crear una conexión entre las artes, las humanidades y las ciencias. Tres disciplinas aunadas para desarrollar nuevas metodologías, marcos y  áreas de investigación, corriente de pensamiento y trabajar entre las tres disciplinas.

Sin embargo, todos estos esfuerzos han resultado infructuosos. Los motivos son varios. En particular, uno de ellos es por falta de financiación. Los trabajos de investigación y divulgación de la ciencia y la tecnología, no son respaldadas ni remuneradas lo suficiente. Prácticamente, es un sector que no reconoce el trabajo de divulgación de la ciencia que hace el científico.

Otro factor que no proviene de la parte económica y que va más allá de la importancia de la investigación científica como parte esencial de la cultura, es la brecha que siempre ha existido latentemente entre la ciencia y la sociedad. La ciencia es conocimiento, y del  conocimiento emerge el poder. Partiendo de esta premisa, cualquier sociedad necesita la poderosa herramienta del conocimiento para evolucionar como sociedad

Las mayores responsables de divulgación del conocimiento científico son los centros de investigación y las universidades. Espacios donde se genera el conocimiento, se promueve la investigación, el pensamiento científico, por tal motivo es imprescindible que comprendan, el papel que juegan principal en la concienciación, democratización y popularización del conocimiento. Los científicos y los docentes deben ser pagados por su labor realizada respecto al su labor como divulgadores de la ciencia y el conocimiento.

Conclusión

La  ciencia se ha empeñado por muchos siglos investigar por separado. Sin embargo, esta postura limitante se está desvaneciendo. La misma inercia de la investigación sobre la existencia de la humanidad y todos los fenómenos psicológicos, sociales, biológicos y culturales que acontecen, despierta la necesidad de un enfoque integrador en el que se incluye las artes y las humanidades. Como parte del conocimiento

El desarrollo de las sociedades dependerá, en gran parte, si no completamente de la apropiación del conocimiento, La ciencia en la cultura, las artes y las humanidades son parte fundamental para avanzar hacia adelante y ser fuerte culturalmente, avanzar en las cuestiones éticas, jurídicas y políticas.

Por qué la ciencia en nuestra cultura es fundamental
Comentarios