El profesor de Filosofía Luis Calero presenta su libro Absurdo Literal

Absurdo literal, de Luis Calero.
Portada de Absurdo literal. / Mundiario

El profesor de Filosofía, Luis Calero, analiza las bases filosóficas de su nuevo libro, Absurdo literal: un divertimento semántico y lógico para denunciar la decandencia moral de nuestro mundo.

El profesor de Filosofía Luis Calero presenta su libro Absurdo Literal

El profesor de Filosofía, Luis Calero, analiza las bases filosóficas de su nuevo libro Absurdo literal: un divertimento semántico y lógico para denunciar la decadencia moral de nuestro mundo.

 

El profesor Luis Calero analiza para Mundiario las razones filosóficas que hacen de su nuevo libro  Absurdo literal, editado por Neopàtria, una obra no sólo de divertimento lingüístico, sino también un manifiesto de denuncia social y de reflexión política. Presentado el pasado jueves, 7 de mayo, en el Auditorio de la Lonja de Orihuela (Alicante), con una gran asistencia de público, el profesor Calero reveló algunas de las claves creativas de su trabajo durante varios años y que ahora ofrecemos en este manuscrito leído en la presentación de la obra:

 "Quizá una de las preguntas más difíciles de contestar a propósito de este libro sea, precisamente, determinar qué clase de libro es. Desde un punto de vista formal, Absurdo literal es un diccionario. Recoge más de 1.600 entradas, casi 2.000 definiciones y más de 550 comentarios.

Ahora bien, es un diccionario redactado conforme a intereses y principios lexicográficos poco convencionales y, a veces, hasta deliberadamente heterodoxos. Por lo que, en realidad, es un diccionario aparente, cuyas palabras no son lo que parecen. Y la hipotética consulta de un término en sus páginas, antes que aclarar la comprensión de un enunciado, más bien la haría imposible. Está claro, Absurdo no es un libro de poemas ni tampoco encajaría, desde luego, dentro del género cómico.

Partiendo, pues, de esta condición poliédrica, voy a defender la idea de que Absurdo literal, si bien tampoco responde al concepto de lo que académicamente pudiera entenderse por un libro de filosofía es, no obstante, un libro filosófico.

En primer lugar, Absurdo literal es un libro filosófico porque es una investigación que gira en torno a la búsqueda de definiciones. Y el intento de expresar el significado de las cosas a través de las definiciones es, quizá, la motivación fundacional de la filosofía. Baste recordar que los diálogos socráticos solían girar en torno a la búsqueda de una definición universal; en su caso, del bien, la justicia o la amistad. Y una vez sabemos lo que las cosas son podemos empezar a preguntarnos por sus causas y efectos, articulando nuestra comprensión del mundo.

Mi pretensión no ha sido, desde luego, obtener definiciones universales, pero sí recuperar la ironía socrática y denunciar, como antaño él hiciera, la desviación, vaciamiento y manipulación que sufren en nuestro tiempo palabras vertebrales del orden político-social (libertad, democracia, justicia, verdad, legitimidad...).

Absurdo literal es un texto filosófico, en segundo lugar, porque se basa en el análisis del lenguaje, otra tarea de gran tradición filosófica, y sus definiciones están construidas con arreglo a principios lógicos.Seguramente muchos conozcan o hayan oído hablar de la reducción al absurdo como un procedimiento lógico matemático de demostración...Pues bien, aunque lo habitual es que el absurdo sirva para llegar a conclusiones lógicas, como sucede en las ciencias formales, aquí hemos invertido el procedimiento: utilizamos la lógica para llegar al absurdo, a significados inéditos, desconcertantes, opuestos e incluso escandalosos para el contexto habitual del hablante.

Las principales reglas lógicas aplicadas para la construcción de las definiciones han sido cinco:

i) Regla de separación: Consiste en descomponer un término en posibles lexemas independientes. 

P. ej.: anonadar. (a/no/nadar). Ir a un lugar de baño sólo a tomar el sol o a mirar. nimiedad. (ni/mi/edad). Grave anormalidad en la evolución cognitiva del niño caracterizada por que, preguntado sobre las cosas que sabe, responde que desconoce, incluso, los años que tiene.canario. (can/ario). Perro de la raza "pastor alemán".

ii) Regla de la doble raíz: Consiste en cambiar la raíz de una palabra por otra.

P. ej.:empatía. (De empate). Capacidad psíquica para terminar en tablas una contienda. porquero. ( De porqué). Hombre que guarda los porqués de las cosas. malignidad. (Del lat. malus, malo, e ignis, fuego). Propiedad que, incluso cuando van a ser incineradas, conservan algunas personas, consistente en arder mal.

iii) Regla de prefijación: Consiste en transformar determinadas sílabas iniciales de palabra en prefijos convencionales. P. ej.: rebaño. Grupo de personas que se bañan al menos dos veces al día. (re- . pref. Significa repetición); descampado. Lugar sin campo. (des-. pref. Denota negación del significado simple) predicción. Balbuceo. (pre-. pref. Significa anterioridad local o temporal)

iv) Regla de restricción: Consiste en circunscribir el significado de un término a un dominio u objeto concreto que en sí mismo ya contiene. P. ej: atenazado. Modo en que vive, cuando no es libre, el ciudadano de Atenas.
avería. Rotura o desperfecto de un mecanismo causado por las aves. indicio. Huella de la presencia de un indio.

 v) Regla de sustitución: Consiste en sustituir en un término un lexema por otro sinónimo. P. ej.: miocardio. ¡Corazón mío! estafar. (spanglish). Estar algún sitio lejos. ¿suspiráis? vulg. ¿Os váis?


En tercer lugar, Absurdo literal es un texto filosófico porque muestra cómo se pueden decir cosas serias y profundas también desde el humorismo, la ironía o la comicidad. En contra de lo que, tradicionalmente y hasta el siglo XIX, por regla general se había sostenido: que lo cómico y lo serio eran conceptos mutuamente excluyentes.

Hay una escena de El nombre de la rosa en las que, a propósito del problemático Libro II de la Poética de Aristóteles dedicado a la comedia, Jorge de Burgos proclama su concepción del humor como enemigo radical de la fe. Y llega a decir: "lo alarmante de la risa es que mata el miedo y sin el miedo no puede haber fe porque sin miedo al diablo ya no hay necesidad de Dios". Razón por la cual envenena las páginas del ejemplar único que conservan en la biblioteca, con el objeto de que la curiosidad malsana tenga el castigo de la muerte. Hay que reconocer que la gracia de Dios, al menos en el sentido en que a aquí nos interesa, no debió ser mucha.
Pues bien, voy a seleccionar algunos conceptos del libro para decir, con humor, algunas de las cosas serias que pienso. Vamos a partir del término "frenético": frenético. Dícese del comportamiento tendente a moderar o impedir la consideración de los aspectos éticos implicados en los proyectos y acciones humanas, favoreciendo con ello las decisiones de exclusiva rentabilidad económica.  De este modo, el comportamiento frenético resulta incompatible con el idealismo político. Por ejemplo, ¿le importa algo al Gobierno de España la situación de los derechos humanos en China o Guinea Ecuatorial cuando de defender determinados intereses empresariales se trata? Y hablando de intereses empresariales, ¿cómo podríamos definir a la patronal?

> patronal. Grupo de empresarios que aprovechan sus contactos con el trono para hacer suculentos negocios.
[Hay en nuestro país un reducido grupo de prohombres de negocios (César Alierta de Telefónica, Santiago Bergareche de CEPSA, Antonio Brufau de Repsol, José Manuel Entrecanales de Acciona, Isidre Fainé de CaixaBank o los ya fallecidos Emilio Botín del banco de Santander e Isidoro Álvarez de El Corte Inglés) que acceden a la Casa Real financiando cualquiera de las fundaciones de la Corona, como la Fundación Príncipe de Asturias (FPA) o la Fundació Príncep de Girona (FPdGi). Y luego bien que se cobran acompañando al rey, cualquiera que éste sea, en sus viajes al extranjero a la caza de inversiones. Y, llegados hasta aquí, ¿es la política la que controla la economía o son más bien los grupos económicos los que controlan el poder político?

> suministrar. Abastecer de ministros a un gobierno, como hacen los poderes económicos y las grandes corporaciones. Dos ejemplos: Tras el nombramiento de Luis de Guindos como Ministro de Economía, el Financial Times tituló: "Ex jefe de Lehman Brothers para gobernar la economía española". De modo parecido, la industria armamentística española ha suministrado a Pedro Morenés al gobierno de Mariano Rajoy, para que se encargue de su defensa (de la defensa de la industria armamentística. Pero, en fin, quizá sólo sea una obsesión mía y no hayamos de preocuparnos tanto. A menudo se nos recuerda que estamos en un estado de derecho y que las decisiones de nuestros gobernantes están legitimadas por las urnas. Muy bien, pero ¿son todas las leyes justas?

> legitimar. (Del lat. lēgis, gen. de lex, ley, y timar). Estafar con el amparo de la ley. Y es que hay leyes que no son justas -porque favorecen a los más poderosos, como la Ley Hipotecaria o la relativa al impuesto de sociedades- y otras que siéndolo, sin embargo, no se cumplen -como el art. 128 de nuestra Constitución, que dice textualmente en su punto 1. " Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general".
Y bien, ¿qué papel juega la banca en todo esto?

> bancarizar. Hacer que un país presente el cariz que quiere la banca. Lo que sucede en el contexto del capitalismo financiero, donde las principales condiciones monetarias se establecen en ámbitos de decisión fuera del alcance y control de la voluntad democrática.Y entonces, ¿hacia dónde vamos?

inclinación. Pendiente por la que, cuesta abajo y sin frenos, a veces se deslizan los países. Ahora bien, sabemos que no es irrelevante caer boca arriba o boca abajo cuando finalmente se produce el batacazo.

supinación. Posición de las naciones cuando están tumbadas boca arriba. Se trata de una estrategia de dominación económica que se aplica para tenerlas inmovilizadas durante un tiempo, obligándolas a adoptar una postura de sumisión ante su amo que les recuerde, así, quien manda verdaderamente. El método ha sido empleado con éxito por Alemania y la troika (CE, BCE y FMI) contra Portugal, Italia, Grecia y España, países a los que los medios financieros anglosajones (Financial Times o The Economist) se han referido peyorativamente con el acrónimo de PIGS, cerdos; pocilga a la que después se añadió Irlanda. Así nos ven, desde los centros del poder económico, como cerdos panza arriba. ¿Esperando a qué? Y la socialdemocracia europea, ¿qué alternativa económica ha propuesto desde Bruselas?

> socializar. Convertir a Alice en tu socia. El socialismo democrático europeo, en lugar de poner límites a las pretensiones insaciables de las élites económicas (vinculadas a la banca y a las grandes corporaciones) y legislar para redistribuir la riqueza, ha venido actuando, más bien, en complicidad con ellas. Confieso que a estas alturas ya estoy perdiendo la fe. ¡Un momento! O puede que adquiriendo otra. He inventado mi propia religión: fideísmo. Doctrina según la cual existe una deidad creadora sobrenatural semejante a un enorme fideo: el Dios de la Pasta. Se trata de una variante herética del pastafarismo, que adora al Monstruo del Espagueti Volador.

Finalmente, Absurdo literal es un libro filosófico porque contiene afirmaciones que provocan desconcierto y asombro, lo que estimula nuestra curiosidad. He aquí, ya para terminar, una muestra:

(1) Los gimnasios modernos se han convertido en los principales centros de ayuda de nuestras ciudades. Sólo aceptando que: (ayudar. Contribuir a que alguien aprenda a practicar el yudo)
(2) Las reiteradas quejas sobre el arbitraje en las diferentes competiciones deportivas se evitarían sencillamente contratando a un buen diseñador. De qué manera un buen diseñador podría acabar con los problemas del arbitraje. Sólo admitiendo que: (arbitraje. Traje del árbitro)
(3) Despreciar a una persona es considerarla como algo intrínsecamente valioso. La gente despreciada es la única que no se puede vender. ¿Cómo? ¿Despreciar a alguien es considerarle valioso? Siempre que:
    (despreciar. Quitar el precio a algo o a alguien)
(4) Durante los maratones, los organizadores van liquidando a los corredores aproximadamente cada 5 km. ¿Acaso el Estado Islámico organiza ahora maratones por el desierto? No, sólo que: (liquidar. Dar algún líquido, particularmente agua, suero o bebidas     isotónicas, a alguien que lo necesite)
(5) Resulta disparatado considerar la malversación como un delito. ¿Pero no habíamos quedado en que la lucha contra la corrupción era irrenunciable? Ya, pero malversar también puede significar: malversar. Componer versos con escaso interés poético) 

(6) Hay que temer por la vista de los toreros que resultan corneados. ¿Será por la vida, no? No, porque (cornear. Producir una herida en la córnea)
(7) Trabajar es reposar, para una modelo.¿Cómo es posible? Porque (reposar. Volver a posar otra vez)
(8) Pretender ropa sucia es señal de limpieza. Más bien sería lo contrario, ¿no? No, porque: (pretender. Lavar)
(9) Según fuentes del Ministerio del Interior, en junio de 2014 sólo se podían expresar en España 66.857 personas. Sabemos que la libertad de expresión no pasa por sus mejores momentos, ¡pero hasta tal punto!] Tranquilos, porque:
    (expresar. Excarcelar)
(10) A veces, la única razón para existir es que alguien te entregue su clavicordio.
[¡No puede ser, eso es absurdo, ni que fuera un Stradivarius! Lo sensato es que un clavicordio sea la llave del corazón).

En definitiva, Absurdo literal es un libro filosófico porque...

a) A través de sus definiciones proporciona significados que revelan aspectos inéditos de la realidad.
b) Partiendo del análisis del lenguaje emplea un procedimiento racional para la construcción de las definiciones.
c) Desde la ironía y el humor, permite ejercer el pensamiento crítico.

El profesor de Filosofía Luis Calero presenta su libro Absurdo Literal
Comentarios