Al hilo del caso Ashley Madison: ¿Es posible mezclar ciencia y astrología?

Zodiaco.
Zodiaco.

Evidencias científicas en contra y a favor de la astrología, el efecto Barnum y otras curiosidades. La autora aprovecha la reciente actualidad del portal de internet de citas para infieles Ashley Madison.

Al hilo del caso Ashley Madison: ¿Es posible mezclar ciencia y astrología?

Evidencias científicas en contra y a favor de la astrología, el efecto Barnum y otras curiosidades. La autora aprovecha la reciente actualidad del portal de internet de citas para infieles Ashley Madison.

Aprovechando la reciente actualidad del portal de internet de citas para infieles Ashley Madison y a propósito del estudio que dicho portal había publicado sobre signos zodiacales e infidelidad, publico una reflexión crítica sobre la validez científica de la Astrología, examinando casos curiosos como éste y el de la Universidad Politécnica china que separaba alumnos según su signo, que me sirven como hilo conductor para explicar sesgos cognitivos populares en Psicología como el denominado efecto Forer o efecto Barnum.

El estudio del portal para infieles Ashley Madison sobre signos del zodiaco e infidelidad

Esta semana trascendía la noticia del hackeo y filtración de los datos de los usuarios suscritos al portal de citas para infieles Ashley Madison. Así. cuando leí la noticia, especialmente tal como la relata Diana López Varela en su blog, recordé vagamente que dicho portal había publicado ya hace dos años un estudio donde señalaba cuáles eran los signos del zodíaco supuestamente más infieles. Al margen del cuestionable rigor metodológico de este tipo de estadísticas, resulta que ésta era directamente un fraude. ¿Por qué?

En primer lugar, lo señala claramente Diana López a propósito de las filtraciones de los datos de los usuarios: "Ashley Madison también ofrecía el acceso a perfiles gratuitos, los cuales se generaban aleatoriamente de manera automática y no tenían a ninguna sexy usuaria al otro lado, sino un aburrido algoritmo generado de acuerdo a los gustos del pagafantas...Se veía venir: al menos el 70 por ciento de usuarios registrados son hombres"

Pese a ello, el estudio de la relación entre signos y el comportamiento infiel de Ashley Madison establecía que los hombres Piscis eran el signo más infiel, seguido de Acuario y Cáncer; mientras que, Libra, Sagitario y Escorpio serían los más fieles.

ashley-madison-shattered
Una imagen de Ashley Madison.

 

Respecto a las mujeres, como recoge infobae"también participaron las mujeres, y aunque aún no trascendieron los datos exactos, AshleyMadison.com adelantó que las mujeres de Géminis se llevan todos los premios. No sólo porque sean las más infieles, sino porque paradójicamente también son las más engañadas". 

Así, en segundo lugar y visto lo visto, siempre nos quedará la duda de si se refiere al signo del zodíaco de las mujeres realmente registradas (ese escaso 30%) o de los algoritmos generados a gusto del consumidor.

Tal vez, ellos las prefieren Géminis, por aquello de que Marylin también lo era. Aunque, quizás tampoco porque, como veremos más adelante, existe otro signo llamado Ofiuco cuya existencia nos movería a todos de signo zodiacal.

El caso de la universidad china que separaba a sus alumnos según su signo zodiacal

El mes de Enero de 2013, varios diarios se hacían eco de una sorprendente noticia internacional, cuyo titular rezaba: "Una universidad china separa a los alumnos en aulas según su horóscopo". Esta noticia causó cierto revuelo mediático en su momento, sobre todo- y qué duda cabe- por la supuesta falta de rigor científico de dicho criterio de selección y, además, porque se trataba- para más inri- de una Universidad de Biociencia y Biotecnología. Dicha noticia aparecía así publicada.

La decisión de separar a los alumnos por su signo zodiacal, en principio, habría sido tomada como una medida para hacer frente al absentismo, motivando así a los alumnos a asistir a las clases. Además, cabría destacar dos aspectos curiosos de la propia noticia: primero, que desde la Universidad afirmaban que dicha medida estaba dando buenos resultados; y, segundo, que el horóscopo que se había utilizado para formar los grupos no era el chino, como sería esperable, sino el "occidental". Todo ello muy rocambolesco.

Posteriormente, llegaba un desmentido por parte de la propia universidad, del que también se hizo eco la prensa: " La Universidad de Biociencia y Biotecnología de Yangzhou, en China, ha negado las informaciones aparecidas a finales de esta semana respecto a que había separado a sus alumnos en aulas de acuerdo con "signo del zodíaco", sino que se trata simplemente de una "actividad extraescolar". Nótese que, según las informaciones, se tratase de una actividad extraescolar o no, en esta Universidad afirmaban que la medida estaba dando buenos resultados, aumentando la satisfacción y minimizando el absentismo. Pero, ¿cómo podríamos explicar que el separar alumnos por su signo zodiacal pueda dar resultado sin perder la perspectiva científica?

El efecto Forer o Efecto Barnum

En primer lugar, podríamos apelar al denominado Efecto Forer, Efecto Barnum o Falacia de validación personal. Este efecto se podría definir básicamente como un sesgo cognitivo, a través del cual las personas dan por buenas determinadas descripciones de personalidad que suponen hechas exclusivamente para ellas, pero que, en realidad, son descripciones muy generalistas con las que muchas personas- por no decir cualquiera-podrían sentirse identificadas.

En su estudio original y revisiones posteriores, el psicólogo Bertram Forer, pidió a sus alumnos que evaluasen la precisión de un análisis de personalidad supuestamente individualizado y escrito en exclusiva para cada uno de los participantes, pero que se basaba en características vagas de los horóscopos- en realidad, la descripción era la misma para todos los sujetos.

Los resultados de Forer mostraron un elevadísimo grado de aceptación de estas descripciones por parte de sus alumnos y dicha aceptación, además, aumentaría en función de dos aspectos: 

-que las descripciones, aunque vagas, estuviesen escritas en segunda persona (tú)

-que proviniesen de una persona que gozase de credibilidad para el sujeto (en este caso, un profesor).

Forer
Bertrand Forer.

 

De este modo, el Efecto Forer podría explicar los supuestos buenos resultados en esta Universidad China.

Supongamos que los alumnos están informados de que se les está agrupando en aulas según su signo con compañeros que comparten rasgos de personalidad. Si fuese así, estarían incurriendo en ese sesgo de validación personal o efecto Forer, creyéndose individualmente que su pertenencia a un determinado signo del zodíaco determina sus rasgos de personalidad y los del resto de compañeros de su signo. El hecho de que el criterio partiese de y fuese aceptado por la Universidad, le otorgaría fiabilidad adicional.

Por el contrario, supongamos que los alumnos no tienen ni idea. Entonces el sesgo se centraría en el/los profesores que tenderían a percibir mayor afinidad y, asimismo, podría tratarse de un efecto de profecía autocumplida.

Evidencias científicas contra la Astrología

Según señala Dennis Coon, la Astrología constituye la "Pseudopsicología" más popular, y se basa en la creencia de que la posición de las estrellas y los planetas en el momento de nuestro nacimiento, determinaría nuestros rasgos de personalidad.

Sin embargo, los estudios llevados a cabo por Kelly y Stewart, a finales de los años 90, han señalado evidencias en contra de la supuesta correlación entre la pertenencia a un determinado signo zodiacal y variables o rasgos de personalidad, las cuales se resumen a continuación:

- los astrólogos no tienen en cuenta los cambios en las constelaciones, por lo que una persona mudaría de signo zodiacal con los mismos.

- estos autores no encontraron relación entre signos zodiacales e índices de matrimonio y divorcio.

- no encontraron relaciones significativas entre signos y aspectos como el liderazgo, la elección de carrera, las características físicas o los rasgos de personalidad.

- el porcentaje de acierto de los astrólogos al agrupar personas por su signo zodiacal, es similar al obtenido al azar (Kelly,1999).

Además de ello y, como señalaba anteriormente, existe otro signo del zodiaco, tal y como recoge este artículo sobre ciencia: "En la actualidad conocemos 12 signos pero resulta que existe uno más llamado Ofiuco y fue intencionalmente excluido por los astrónomos griegos aunque no se sabe la razón, a pesar de que  la constelación es clara y se ubica entre Escorpio y Sagitario".

Así que, de ser cierto, yo misma sería Géminis en lugar de Cáncer, como venía creyendo hasta ahora, lo cual me genera una importantísima duda: ¿este nuevo dato me convertiría en una potencial infiel-cornuda, como sugieren los resultados del estudio del recientemente hackeado portal Ashley Madison?.

Algunas tentativas científicas de validación de la Astrología
Al sociólogo británico de la Universidad de Manchester, David Voas, le llamó la atención la cantidad de matrimonios que, según datos censales del Reino Unido, existían entre personas del mismo signo. En 2001, llevó a cabo un estudio de análisis de dichos datos, en el que se observó que esto se debía más bien a un error del cónyuge al cubrir la fecha de nacimiento de su pareja con la suya propia.
Sin embargo, en 2012, el Doctor Paode presentó los resultados de un estudio que contaría con la aceptación académica de universidades de Estados Unidos, donde se evidenciaría que la pertenencia a un determinado signo zodiacal estaría relacionada con aspectos de personalidad y con la elección de pareja. Los resultados de la investigación de Paode publicados en  su libro The Scientific Truth about Sun and Moon Signs (La verdad científica sobre los signos del Sol y la Luna), contaría con el beneplácito de profesores de la Universidad de Colorado en Boulder, la Universidad de Clarkson y la Universidad de Idaho.
Decir, por último, que yo no he revisado minuciosamente dicho estudio para valorar su rigor científico, pero ahí lo dejo. Por si acaso, elegid una pareja de signo compatible y, si se persigue la monogamia y a la vista de lo sugerido por el portal de infieles registrados, de un signo menos proclive al adulterio real o cibernético.

 

Al hilo del caso Ashley Madison: ¿Es posible mezclar ciencia y astrología?
Comentarios