Algunos ponen las manos en el fuego cínico que no quema, pero el bolsillo llenar llena

Poner las manos en el fuego
Poner las manos en el fuego...

En un país de cuyo nombre a veces suelo acordarme vivo sorprendido, con toda la verdad que permite mi esqueleto, contemplando a estos prohombres públicos y patriotas de clase especial.

Algunos ponen las manos en el fuego cínico que no quema, pero el bolsillo llenar llena

“Era la ciudad merienda de negros… Ser honrado y ser necio venían a ser una misma cosa. Avergonzábame no de robar, sino de robar poco”.

Cervantes. “Rinconete y Cortadillo”

En un país de cuyo nombre a veces suelo acordarme vivo sorprendido, con toda la verdad que permite mi esqueleto, contemplando a estos prohombres públicos, políticos y patriotas de una clase especial, herederos directos de un pasado poco agradable, capaces de sacrificarse y pregonar públicamente a voz en grito, como son capaces consumir sus manos al fuego defendiendo los valores de la patria con todos los riesgos y consecuencias que puedan provocar tan crueles decisiones.

Toda una desafiante muestra de heroicidad y entusiasmo, orgullo patrio. Ejemplo heroico en favor de aquellos de los suyos a los que voces contrarias de esos que no aman la patria, judeo masónicos de oficio, ya sin Oro de Moscú, acusan de malversadores a los verdaderos patriotas en estos tiempos que no son los de un tal Cervantes ni tampoco de pillos como Rinconete y Cortadillo.

Verlos emocionados, manifestar su sentir solidario haciendo público su entrega, ejemplaridad camino a seguir, ofrendar sus limpias manos a que sean consumidas por el despiadado fuego, temblor protector, y así, proteger la honra y la gestión en favor de hermanos gobernadores de cofradía de lo público. Administradores de vienes que pertenecen a todos los ciudadanos y ciudadanas, repartidos por la piel de buey de la madre Patria acusados como malversadores, (vulgarmente meter la mano en cajón ajeno. Cinematográficamente “Coge el dinero y corre”) defendiendo su honestidad frente a las calumnias del trasnochado enemigo judeomasónico.

Ejemplo conmovedor de alta política de un país todavía vigilante defensor de valores sublimes, vigilia alerta de la Reserva Espiritual de Occidente, sin que les tiemble el pulso, valentía de la raza incontaminada, sacrificar fervorosamente, con pasión y públicas manifestaciones sus amados miembros al martirio del fuego, expiación benéfica en defensa de hermanos de cruz entregados a una misión imparable y espiritual. Toda una lucha sin descanso por elevarla a la categoría que por blasones históricos le corresponde. Tortura ejemplar sin alterar el gesto en cualquier estación del año, cuando surgen las acusaciones de la envidia cainista de los descontentos antipatriotas a los que no les importa que la efigie del país se presente manchada de oscuridades fuera de nuestras fronteras. De aquí esta inmolación a Dios Todopoderoso implacable ante el fuego de fervorosas manos, modelo adherente, salvaguardia de transparente gestión de tan laboriosa colmena de una tierra irredenta.

Pero admirarlos no significa ingenuidad inquebrantable, aunque si sorna castiza ante tanta osadía, por lo que sentirse uno avergonzado “rodeado de ridículo” como canta el verso insobornable de César Vallejo en Trilce. Porque todo este drama nacional es un número de tómbola manipulado para que el premio le caiga a quien no le corresponde. Por eso me suda el universo entre las piernas que discurre mojando por la mentira, al socaire y rescoldo de tanto fuego fatuo adornado con patrióticas manos de comediantes de “Arriba el espíritu patrio y su manejo” remoldada mentira. Y es que con tanto ladrido y no menos rebuznos, que la inocencia de ese pueblo parece haberse perdido buscando al burro en el bosque. Y así se rebuznan unos a otros con todos sus manejos y manos limpias tras un difuso fuego como ofrenda a la mentira.

Y es que viven enfrascados en permanente convulsión triunfal, ignorando que están situados, bajo un volcán de fuego premeditado por Vulcano, de aparente y deslumbradora hermosura de oro falso, que el fuego de la fragua de Velázquez los mantiene hipnotizado, distraídos, hasta que tarde o temprano los fuelles de la fragua aceleren su viento hasta convertirlos a todos en pavesas, pues los dioses reunidos en el Olimpo heleno lo tienen decidido. Luego ¿Cómo tirarle del rabo del gato sin que se enfade? Aquí está el detalle, exclamaría Cantinflas. Entonces, acerquémonos al fuego verdadero del humilde pesebre cantando aleluyas en favor de los jueces honestos que, aquí en la tierra luchan por mantener limpia la balanza de la Justicia.

Algunos ponen las manos en el fuego cínico que no quema, pero el bolsillo llenar llena
Comentarios