Obdulio: en política hasta el cuello

Fulano Duparol I Mario Barros (Lenguaviva)
Fulano Duparol. / Mario Barros (Lenguaviva)

A mi querido amigo se le ha ocurrido, nada más y nada menos, que postularse para alcalde de la Capital del Sol. Ocurrente que es el hombre. 

Obdulio: en política hasta el cuello

Quizás animado por la aparente sucesión del poder en Cuba, mi amigo Obdulio ha decidido meterse a corrupto… Perdón, a político. Ambicioso que es, el hombre no va a empezar por abajo, como cualquier hijo de vecino. “Nada de carguitos menores”, me dice. El Obdu está decidido a correr para alcalde, que es una frase pintoresca del spanglish miamense. Le pregunto qué le atrae del ambiente electoral y su respuesta no puede ser más contundente:

-Me encantan los debates. Los encuentro muy folclóricos.

Con eso de “folclórico”, Obdulio se refiere a la chusmería y sacadera de trapos sucios que, caracterizan a los procesos democráticas. Eso no ocurre en países como Cuba, donde periódicamente se convocan elecciones… para no elegir a nadie. O quizás, para elegir a alguien que ya ha sido previamente elegido por su antecesor.  

-¿Y cuál es tu plataforma, Obdu?

-Todavía no sé. Te cuento cuando termine de leer Cómo hacerse alcalde en diez días.

-Mientras no sea en diez Díaz-Canel… ¿Y por qué partido te vas a postular?

-Por el mío, uno que fundé ayer: ALCAERTE.

- ¿ALCAERTE?  

-Es una síntesis de ¡ALCALDÍA O MUERTE!  

-Eso me suena muy conocido… Pero, en fin, prepárate a recibir elogios.

-¿Quién me va a elogiar?

-¿Aquí en Miami? ¡Todo el mundo! Si te declaras liberal, te llamarán comunista, socialista, castrista, díaz-canelista y otros elogios por el estilo. Y si eres conservador, te lloverán lisonjas tales como croquetero, trompetero, ignorante, deplorable y más.  

-O sea, mejor me quedo en el centro, ¿no?  

-Sí, pero te vas a perder los elogios…

-¡Nada es perfecto en este mundo, chico! @mundiario

Obdulio: en política hasta el cuello
Comentarios