Nuevos hallazgos sugieren que el reciclaje está en nuestro ADN

ADN. / Science.
ADN. / Science.

Una investigación revela que las células podrían tener la capacidad de reciclar el ADN, lo que sugiere que el proceso de eliminación y reintroducción de secuencias genéticas podría ser parte de nuestra biología.

Nuevos hallazgos sugieren que el reciclaje está en nuestro ADN

Una reciente investigación sugiere que la actividad celular podría indicar que el reciclaje genético está inherentemente presente en nuestro ADN.

Los intrones, segmentos de ADN que interrumpen la información genética codificante, plantean un enigma en nuestro genoma. Aunque pasen desapercibidos, las máquinas microscópicas llamadas espliceosomas trabajan sin descanso en nuestros cuerpos. Mientras usted lee, estos espliceosomas reparan la información genética eliminando segmentos llamados "intrones", permitiendo que los ARN mensajeros produzcan las proteínas adecuadas que nuestras células necesitan.

Los intrones, en su mayoría, son un misterio en nuestro genoma. Interrumpen la información codificante del ADN y necesitan ser eliminados. El genoma humano alberga cientos de miles de intrones, aproximadamente de 7 a 8 por gen, eliminados por un complejo proteico de ARN especializado llamado "espliceosoma", que corta los intrones y une las secuencias restantes, llamadas exones. La evolución de este sistema y los intrones en nuestros genomas sigue siendo un enigma.

El profesor de biología molecular, celular y del desarrollo de la UC Santa Cruz, Manny Ares, ha dedicado su carrera a comprender el proceso de empalme de ARN. En un nuevo estudio publicado en la revista Genes and Development, Ares y su equipo descubrieron que una vez que el espliceosoma completa su tarea, sigue activo y puede interactuar nuevamente con los intrones eliminados.

Este hallazgo sugiere que los espliceosomas podrían reintroducir intrones en el genoma, una capacidad previamente no atribuida a ellos. Esta es una pista valiosa sobre la evolución de las especies y cómo las células han adaptado soluciones a la complejidad de los intrones. Si bien este proceso es poco frecuente en humanos debido a la alta demanda de espliceosomas, podría ser más común en otros organismos.

La colaboración entre Ares y el profesor de ingeniería biomolecular de UCSC, Russ Corbett-Detig, ha permitido profundizar en los misterios de los intrones. Juntos, exploran la posibilidad de recrear eventos de "explosión" de intrones en el laboratorio para comprender cómo los genomas respondieron a estos eventos en la historia evolutiva.

Esta investigación interdisciplinaria ofrece nuevas perspectivas sobre la complejidad de los intrones y cómo podrían continuar evolucionando los organismos.  @mundiario

 

 

Comentarios