Las nuevas normas de ecodiseño de la UE generan electrodomésticos más sostenibles

Las nuevas normas de ecodiseño de la UE generan electrodomésticos más sostenibles. / Rarreguic
Las nuevas normas de ecodiseño de la UE generan electrodomésticos más sostenibles. / Rarreguic

Las nuevas normas de ecodiseño planteadas por la UE logran que los hogares europeos ahorren una medida de 150 euros al año, y contribuyan a un ahorro energético equivalente al consumo anual de energía de Dinamarca en 2030.

Las nuevas normas de ecodiseño de la UE generan electrodomésticos más sostenibles

Las nuevas normas de ecodiseño de la UE generan electrodomésticos más sostenibles. Estas medidas pueden lograr que los hogares europeos ahorren hasta una media de 150 euros al año, y así contribuir a un gran ahorro energético que equivale al consumo anual de energía de Dinamarca en 2030.

De esta manera, los nuevos requisitos de reparación ayudarán a mejorar la vida útil de los electrodomésticos. Por dicha razón, la UE ha empezado con cinco productos que la mayoría de los consumidores poseen en casa y hasta ha animado encarecidamente a los legisladores a que hagan más categorías de productos reparables. Esto se debe a un esfuerzo constante por reducir la huella de carbono en Europa y poder abaratar las facturas energéticas de los consumidores europeos. Así, la Comisión ha adoptado nuevas medidas de diseño ecológico para productos como frigoríficos, lavadoras, lavavajillas y televisores.

La mejora del diseño ecológico de los productos contribuye a aplicar el principio de "la eficiencia energética es lo primero”, prioridad de la Unión Europea en materia de energía. Por primera vez, las medidas incluyen requisitos de reparabilidad y reciclabilidad. De esta manera, contribuyen a los objetivos de economía circular mediante la mejora de la vida útil, el mantenimiento, la reutilización, la actualización, la reciclabilidad y la gestión de residuos de los aparatos.

Cabe destacar, que la Comisión estima que estas medidas, junto con las etiquetas energéticas adoptadas el 11 de marzo, permitirán ahorrar 167 TWh de energía final al año de aquí a 2030. Este número equivale al consumo anual de energía de Dinamarca y corresponde a una reducción de más de 46 millones de toneladas de CO2 equivalente. De ser así, estas medidas pueden ahorrar a los hogares europeos una media de 150 euros al año.

Estos ahorros se suman a los logrados por los actuales requisitos de diseño ecológico y etiquetado energético, que se espera que proporcionen un ahorro energético anual de alrededor de 150 Mtep (millones de toneladas equivalentes de petróleo) para 2020, lo que equivale aproximadamente al consumo anual de energía primaria de Italia, lo que significa ya para los consumidores un ahorro medio de hasta 285 euros al año en sus facturas de energía doméstica. @mundiario

Las nuevas normas de ecodiseño de la UE generan electrodomésticos más sostenibles
Comentarios