No se deje engañar, hoy no es el día más triste del año

La existencia, el devenir.,
Sentimiento de tristeza.

Aunque no pare de oír lo contrario, el tercer lunes de enero o Blue Monday no es el día más triste del año. Descubra por qué.

No se deje engañar, hoy no es el día más triste del año

Cada año suena con más fuerza y convence a más gente, pero todo es mentira. Muchos medios de comunicación se hacen eco de esta nueva “efeméride” y las redes sociales sirven de altavoz de personas que se han convencido, y tratan de convencernos, de que el tercer lunes de enero, conocido últimamente como Blue Monday, es el día más triste del año.

Sin embargo, la realidad es muy distinta. Verdaderamente, el denominado Blue Monday no es más que un invento publicitario cuyo único fin es que compremos viajes. Así de simple y así de claro. El Blue Monday o Lunes Triste es una fórmula inventada por una agencia de comunicación para vender viajes.

Su origen se encuentra en 2005, cuando la agencia de comunicación Porter Novelli recoge en una nota de prensa una fórmula matemática desarrollada por el doctor Cliff Arnall, psicólogo de la Universidad de Cardiff, con la que demostraba que el tercer lunes de enero era el día más triste del año.

En la fórmula ([W+(D-d)]xTQ/MxNA) desarrollada por el doctor Arnall, W es el tiempo que hace, D son las deudas, d es el sueldo, T el tiempo que ha transcurrido desde las Navidades, Q es el tiempo que ha pasado desde que hemos fracasado al intentar algo o el momento en el que algunos de nuestros objetivos de año nuevo comienzan a desvanecerse, M es la motivación y NA, la necesidad de emprender nuevas acciones.

Lo que trata de decirnos esta ecuación es que hace frío, estamos en invierno; además acumulamos deudas que se han visto incrementadas tras los gastos navideños, lo que en España conocemos como la cuesta de enero; las vacaciones de Navidad, en las que tan a gusto nos hemos sentido, han quedado atrás; a estas alturas de mes, comienza a evidenciarse que no hemos sido capaces de mantener muchos de los objetivos que nos hemos propuesto para este año; la motivación es menor que hace un par de semanas; y la necesidad de emprender nuevas acciones, viajar o visitar nuevos lugares es lo único que nos puede sacar de este pozo.

Aunque traten de convencernos de que el Blue Monday es el día más triste del año, solo es un invento publicitario cuyo único fin es vender viajes.

Lo cierto es que, a pesar de que todo lo que la fórmula nos quiere decir puede parecer sensato, no lo es. La teoría y la fórmula no tienen nada de científicas y utiliza elementos incompatibles que ni siquiera se pueden cuantificar.

Para Dean Burnett, psicólogo colaborador del periódico británico The Guardian, el Lunes Triste es “acientífico, pseudocientífico, uberpseudocientífico. Es un galimatías, un sinsentido, una basura, una porquería y cualquier otra forma educada de decir ‘idiotez’ que se te ocurra”. Además, Burnett detesta verse obligado a desmentir cada mes de enero un bulo que año tras año, lamentablemente, cobra más fuerza.

Por último, la agencia de comunicación concluía su nota diciendo que la mejor forma de combatir este deprimente día era hacer las maletas e irse de viaje, usando los servicios de su cliente Sky Travel. ¡Qué casualidad! Y por si quedaba alguna duda, Arnall apostillaba en esa nota que “la gente se siente triste cuando no tiene nada planeado, pero una vez reserva unas vacaciones, trabaja con el objetivo de tener tiempo libre y un periodo relajante”.

En definitiva, no se deje engañar, ármese de su mejor sonrisa y demuestre al mundo que hoy NO es el día más triste del año.

No se deje engañar, hoy no es el día más triste del año
Comentarios