El niño bisiesto: José Luis Alonso de Santos escribe una novela para niños

Portada de El niño bisiesto/ Kalandraka
Portada de El niño bisiesto/ Kalandraka

José Luis Alonso de Santos escribe una breve memoria de la infancia con el estilo pueril y caótico de un niño que conversa sobre sí mismo.

El niño bisiesto: José Luis Alonso de Santos escribe una novela para niños

 Kalandraka acaba de publicar una novela de José Luis Alonso de Santos que indaga en el mundo personal de un adolescente en ciernes. El lenguaje coloquial, una tendencia significativa a contar las vicisitudes y las travesuras de forma caótica y azarosa, y numerosas referencias literarias y cinematográficas que quedan en la memoria biográfica de la infancia definen esta novela ilustrada por Federico Delicado a través de estampas luminosas y descriptivas, ayudando a la comprensión de esos acontecimientos que este niño bisiesto vive con extrema intensidad.

  El acierto reside precisamente en ese aspecto emotivo, pues la infancia y particularmente la llegada de la adolescencia redefinen cualquier experiencia como un acontecimiento desmedido, con una racionalidad basada en lo contrario precisamente. El niño bisiesto es un tributo a la vivencia del final de la infancia como una manera irracional de estar en el mundo, como una fantástica y fantasmagórica perspectiva de mirar los abusos, los sentimientos familiares, las vacaciones en un campamento y la convivencia en la escuela.

  Quizá la novela falla en la actualidad de algunos referentes fílmicos que, para muchos niños, son ya desconocidos. Sin embargo, Alonso de Santos sabe manejarse en ese compulsivo diálogo interior que es el pensamiento del protagonista, embebido por las distracciones, por la hiperactividad que supone vivir cada mirada, cada improperio y cada regañina desde una frenética conmoción. La infancia de nuestro Bisiesto tiene sus particulares universos, una geografía colorista al mismo tiempo que tremenda donde el miedo y el enamoramiento se convierten en formas de aprendizaje emocional dentro de una realidad de la que debe todavía aprender todo; aquello que desgraciadamente desactiva el humor inocente y el ensoñamiento.

 El niño bisiesto no defrauda porque cada capítulo es un día de supervivencia en el mundo y el ritmo acelerado de la prosa que se exhibe no es más que ese irrecuperable modo de convertir la verdad de las cosas en una aventura propia de goonies y de chavales que juran en su casa del árbol.

 Sin duda, una novela más que recomendable para niños de Primaria.

 Enhorabuena a Kalandraka nuevamente.

El niño bisiesto: José Luis Alonso de Santos escribe una novela para niños
Comentarios