De niña tenía una amiga con nombre de flor y un perro con nombre de río

Lila y el Sil
Lila y el Sil

Creo que algunos de los que causaron la muerte de Sil no tardaron en reunirse con él, al igual que toda una generación de Vigo en esos años. Me gusta pensar que allí arreglaron sus diferencias.

De niña tenía una amiga con nombre de flor y un perro con nombre de río

Creo que algunos de los que causaron la muerte de Sil no tardaron en reunirse con él, al igual que toda una generación de Vigo en esos años. Me gusta pensar que allí arreglaron sus diferencias.

De niña tenía una amiga con nombre de flor y un perro con nombre de río. Mi perro se llamaba Sil y le gustaba llevarme a la playa. Mi amiga se llama Lila. A Lila no le gustaba el Sil, ni la arena de la playa, pero le gustaba estar conmigo.

Todos los primos en fila, cubos y palas en la mano, cruzábamos la carretera delante del bar Toralla bajo la atenta mirada del Sil. Nos esperaba en la orilla para ir a bañarnos y una vez en el agua, nadaba delante de nosotros para evitar que nos fuésemos hasta la isla. Si tratábamos de evitarle, nos mordía el bañador e intentaba arrastrarnos de nuevo hacia la playa. Gruñía a los desconocidos que se nos acercaban e incluso a los conocidos cuando nos regañaban. ¡Cuántos palos se llevó el pobre por defendernos!

Lila era como el hada campanilla, anunciaba su llegada con el tintinear de sus pulseras. ¡Cómo me hubiera gustado que ella y el Sil hubiesen sido amigos ! No pudo ser. Le tenía un pánico atroz. Y él, al verla, lo sentía y le ladraba como un loco. Todavía puedo ver su linda carita morena toda asustada delante de mi portal.

El Sil se fue un otoño de finales de los ochenta, como consecuencia de una terrible paliza. Ladrar en plena noche despertaba al vecindario e impedía que el "mercado" decadente de la droga  fuese discreto en esa zona tranquila de la playa. Creo que algunos de los que causaron su muerte no tardaron en reunirse con él, al igual que toda una generación de Vigo en esos años. Me gusta pensar que allí arreglaron sus diferencias.

Lila sigue siendo mi amiga a pesar del tiempo y la distancia. Sigue siendo mágica.

No he vuelto a tener perro.

De niña tenía una amiga con nombre de flor y un perro con nombre de río
Comentarios