Buscar

MUNDIARIO

La NASA revela nuevos datos sobre Trappist-1, el sistema solar que podría albergar vida

La agencia espacial ha dado a conocer nuevas informaciones recogidas gracias al telescopio espacial Kepler, dicha información servirá más adelante para saber si es posible encontrar vida extraterrestre.

La NASA revela nuevos datos sobre Trappist-1, el sistema solar que podría albergar vida
Sistema solar de la estrella Trappist-1. / NASA.
Sistema solar de la estrella Trappist-1. / NASA.

El telescopio estuvo vigilando el sistema solar de Trappist-1 desde el 15 de diciembre del 2016 hasta el 4 de marzo del presente año. El sistema es aquel en donde fueron hallados los siete orbes similares a la Tierra que podrían albergar vida, se encuentra a unos 40 años luz y representan una gran esperanza para los científicos que esperan encontrar agua en sus superficies.

El comunicado de la NASA revela que los datos del telescopio corresponden a cambios de brillo, que se deben al paso de los planetas delante de la estrella; además ha recopilado información sobre la actividad de Trappist-1 que les ayudaría a entender la actividad magnética que arrastra. La información resulta ser esencial porque gracias a ella los científicos sabrían si la estrella genera o no tormentas solares, que de ser positivo sería imposible que existiera alguna vida en los planetas.

Los científicos de todo el mundo están deseando aprender todo lo que puedan sobre estos mundos de tamaño Tierra.

Así mismo, la NASA ha asegurado que la información es totalmente libre y puede ser utilizada por la comunidad científica para llegar a cabo investigaciones al respecto, también especificaron que para el mes de mayo habrán terminado de calibrarla y liberarán una nueva tanda de datos dirigidos a nutrir la información sobre el sistema solar de la estrella Trappist-1.

Por otro lado, la agencia espacial espera seguir utilizando el telescopio Kepler para lograr saber el tamaño, la masa y duración de años que tienen los planetas. El comunicado también representa una especie de celebración, puesto que la NASA ha logrado observar a la estrellas unos 74 días continuos, convirtiéndose en el mayor periodo en que la agencia observa a una estrella.

El encargado de comunicar los hechos relevantes fue Geert Barentsen, miembro del equipo que maneja al telescopio Kepler, y quien aseguró que su objetivo es “publicar estos datos en bruto tan pronto como pudiéramos para que los investigadores puedan ajustar sus planes. También nos emociona saber que así permitiremos al público presenciar el proceso del descubrimiento”. Los investigadores prevén terminar de publicar toda la información que tengan a mediados de mayo con el fin de promover la importancia del nuevo sistema solar y mantener al público interesado y emocionado.