A menudo, el hombre comete un grave error en la cama: buscar solo la penetración

Un beso.
Un beso.

En la mujer el deseo es mucho más amplio. Tiene que ver con el juego erótico, con la estimulación de zonas erógenas; necesita un juego previo largo para buscar la penetración.

A menudo, el hombre comete un grave error en la cama: buscar solo la penetración

En la mujer el deseo es mucho más amplio. Tiene que ver con el juego erótico, con la estimulación de zonas erógenas; necesita un juego previo largo para buscar la penetración.

 

No lo digo yo, no se vayan a pensar. Para el sexólogo Enrique de Rosa Alabaster, el hombre comete un grave error en la cama: buscar sólo la penetración. Pasa muy a menudo.

Para muchos hombres -tal vez incluso para muchas mujeres-, de eso se trata el sexo. Pero para las mujeres, no es así. O, mejor dicho, no debería ser así.

“En la mujer el deseo es mucho más amplio. Tiene que ver con el juego erótico, con la estimulación de zonas erógenas; necesitan un juego previo largo porque generalmente tardan más de media hora en sentir la necesidad de la penetración”. Y tampoco se lo digo yo. Es palabra de especialista.

De acuerdo con los comentarios de muchas mujeres y de las consultas que reciben los especialistas en sexología, los principales aspectos a la hora de dar placer tienen que ver con la exploración del cuerpo.

Lo dicho: en el sexo no se trata solo de penetración. A las mujeres les gusta que las recorran con caricias desde la cabeza hasta los pies, que las besen por todas partes, que la lengua del hombre sea bien utilizada, que la ponga donde más excita... ¿A que sí?

A menudo, el hombre comete un grave error en la cama: buscar solo la penetración
Comentarios