La masacre de Las Vegas nos deja todos estos interrogantes

Oficiales atendindo a una de loas asisentes del concierto durante la masacre de Las Vegas. YouTube.
Oficiales atendiendo a uno de los asistentes del concierto durante la masacre de Las Vegas. / YouTube.

59 personas han fallecido luego del terrible ataque perpetrado por Stephen Paddock, quien atacó a una multitud que se encontraba disfrutando de un concierto en la ciudad del pecado.

La masacre de Las Vegas nos deja todos estos interrogantes

59 muertos y alrededor de 500 heridos después, aún el gobierno de EE UU y las autoridades locales no han logrado despejar unas cuantas interrogantes. La mayor masacre ocurrida en Las Vegas tiene conmocionado al mundo por las extrañas causas que la rodean y la cantidad de fallecidos que se han contabilizado.

Stephen Paddock fue el autor de dicha masacre, que el pasado domingo cuando se encontraba en el piso 32 del hotel Mandalay Bay, abrió fuego contra la multitud por unos 10 minutos completos. La situación ocurrió en The Strip, una de las avenidas más importantes de Las Vegas y aunque el victimario haya muerto, aún quedan demasiadas dudas por aclarar.

Lo primero que ocupa la cabeza de los principales medios, familiares, afectados y expertos, son las razones que llevaron a Paddock para atacar a toda una multitud que se encontraba disfrutando de un concierto de música country. El hombre contaba con 64 años, era jubilado y su historial no revela ningún tipo de problema con la ley.

El hombre vivía en una pequeña comunidad retirado y se acercaba de vez en cuando a Las Vegas para apostar y divertirse, además, su hermano Erick declaró que no era aficionado a ningún tipo de arma. En su registro no tiene ningún tipo de condición mental y sencillamente no había motivos para atacar a una multitud y sesgar tantas vidas humanas. La policía no ha encontrado notas o cartas que demuestren y expliquen por qué hizo tal cosa y antes de que la policía llegara hasta él en el piso 32, decidió suicidarse.

Un ataque que pudo ser peor

Cuando la policía logró ingresar en la habitación, se encontró con un escenario inesperado. Paddock había acumulado distintas armas, cámaras y explosivos, entre los que se encontraban un AK-47. Gracias a esto, las autoridades manejan el crimen como algo premeditado y muy estudiado. En total, el hombre contaba con 23 armas y cámaras instaladas dentro del hotel para poder evaluar todos los ángulos.

Lo interesante, es que nada de esto es ilegal porque en EE UU es fácil obtener este tipo de dispositivos que pueden ser mortíferos. La cuestión trasciende, cuando la policía empieza a registrar la casa de Paddock y se encuentra con otras 19 armas y explosivos. Pero la disyuntiva continua, ¿por qué este texano quería acabar con tantas vidas?

A todo esto y a pesar de que su hermano declaró de que no era fanático de las armas, hay que agregarle que Paddock tenía conocimiento de armas y logró modificar varias de sus armas para que fueran automáticas, potenciando su poder de tiro, y logrando que el ataque contra los 22.000 asistentes al concierto fuera completamente mortífero.

Para finalizar, nos encontramos con la última incógnita y con la persona que tal vez, podría explicar de qué va todo esto: Marilou Danley. El martes se supo que Paddock transfirió 100.000 dólares a una cuenta en Filipinas, lugar de donde proviene la mujer que se cree, fue su última pareja sentimental, según difundió la NBC. Hasta ahora, las autoridades no han dado con su paradero y solo están interesados en hablar con ella, más no es culpada de nada extraoficialmente.

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Sociedad.

 

La masacre de Las Vegas nos deja todos estos interrogantes
Comentarios