¡Larga vida a la goma de mascar! Es hora de reciclarla

Persona en la calle. / Pexels.com
Una persona en la calle. / Pexels.com

La diseñadora británica Anna Bullus tiene la misión de reciclar chicle en objetos útiles y limpiar las calles en el proceso.

¡Larga vida a la goma de mascar! Es hora de reciclarla

Más de 14 libras esterlinas se gastan en masticar chicle en todo el mundo cada año, pero una gran cantidad terminan pegadas al suelo. La goma de mascar, es la segunda basura callejera más común después de la colilla de los cigarrillos.

En el Reino Unido, los consejos comunales gastan alrededor de £ 50 millones cada año limpiando el desastre. Pero Anna tuvo una idea. ¿Qué pasaría si la goma de mascar pudiera reciclarse y convertirse en objetos útiles?

Hace unos 10 años, Bullus comenzó el proyecto examinando muestras aleatorias. "Una de las camadas que encontré fue una goma de mascar y, como diseñadora, me sorprendió por completo que no se hiciera nada para reciclarla", dijo.

Investigando la química de la goma de mascar, descubrió que su ingrediente principal, la base de goma, es comúnmente una goma sintética, un tipo de polímero similar al plástico.

"Se llama poliisobutileno y es lo mismo que se encuentra en el tubo interior de las ruedas de bicicleta. Se obtiene de petroquímicos, que se refinan a partir de combustibles fósiles como el petróleo crudo”, informó.

Se dio cuenta de que masticar chicle, incluso una vez que se termina, es un material versátil y potencialmente útil.

¿Cómo persuadir a la gente a donar su goma de mascar, en lugar de arrojarla descuidadamente a la calle?

Anna Bullus enseña en escuelas sobre la sostenibilidad en el Museo de Diseño de Londres. / BBC.com

Anna Bullus. / BBC.com

 

Como parte de su estrategia, Anna creó contenedores de color rosa brillantes con forma de burbuja, especialmente para desechar la goma llamados Gumdrop. Estos contenedores están hechos de goma de mascar reciclada. Un mensaje al lado de los contenedores explica que cualquier goma de mascar recolectada se reciclará en objetos nuevos.

Moldear la goma de mascar

Otro desafío para Anna fue encontrar socios industriales dispuestos a reciclar goma de mascar, algo completamente nuevo.

La mezcla de goma de mascar se calienta a altas temperaturas. / BBC.com

La mezcla de goma de mascar se calienta a altas temperaturas. / BBC.com

Eventualmente convenció a una planta de reciclaje en Worcester para que la apoyara. Dicha planta se encarga de sacar los contenedores y filtra materiales no deseados, como papel o envoltorios dulces, antes de triturarlos en pedazos y luego los combina con otros polímeros de plástico reciclados. La proporción en la mezcla varía, pero Anna dice que cada objeto que hace contiene un mínimo de 20% de goma de mascar.

La respuesta de la industria

El Parlamento del Reino Unido ha considerado mantener impuestos a las compañías de chicles si no hacen nada para combatir la basura. El proyecto de Anna recibió apoyo financiero de Wrigley, uno de los mayores fabricantes. También le proporciona material sobrante de su fábrica de Plymouth para aumentar su oferta.

Por otro lado, Alex Hunter-Dunn, un portavoz de Wrigley, explicó por qué la compañía respalda el proyecto.

"Gumdrop es una forma realmente creativa e innovadora de lograr que las personas se deshagan de su chicle y lo compartan de manera responsable. Creemos fundamentalmente que el cambio de comportamiento es la única solución sostenible a largo plazo para abordar el problema y estamos muy atrasados con eso".

Asimismo, algunos investigadores han trabajado en un chicle sintético que es biodegradable y se puede quitar de las calles con mayor facilidad, lo que también es el caso de un chicle orgánico, hecho de Chicle de América Central que tiene un mercado pequeño, pero en el mercado actual, dominado por goma sintética no biodegradable, Anna piensa que su método es la mejor opción sobre la mesa.

"Creo que, a través del diseño correcto, podemos cambiar la forma en que las personas se comportan", contó. @mundiario 

¡Larga vida a la goma de mascar! Es hora de reciclarla
Comentarios