Isabel II celebra su jubileo de Zafiro con 65 años como monarca

Isabel II
Isabel II. / Royal.uk

El 6 de febrero de 1952 Isabel Windsor se encontraba en Kenia por una visita diplomática, cuando fue informada de la muerte de su padre, el rey Jorge VI, y por lo tanto se había convertido en la cabeza de una de las monarquías más antiguas del mundo.

Isabel II celebra su jubileo de Zafiro con 65 años como monarca

Hoy, 65 años desde su ascenso al trono británico, Isabell II ha mantenido a su país unido y ha reestructurado los cimientos de la realeza, sin perder su importancia, su poder, ni simbolismo. La reina ha logrado convertirse en la soberana británica con más tiempo en el poder, y este día se encuentra celebrando su jubileo de Zafiro, un hecho inédito en la historia del Reino Unido.

No era la reina que esperaban, pero se convirtió en la que necesitaban

Al igual que su bisabuela la reina Victoria, Isabel no era candidata próxima al trono de su país, puesto que al momento de su nacimiento era solo la hija de los Duques de York, Alberto e Isabel Bowes-Lyon, y era su tío el príncipe de Gales, Eduardo, quien estaba destinado a ser el soberano de Reino Unido.

La vida de Isabel cambió cuando su tío, ya convertido en Eduardo VIII, decidió casarse con una socialité estadounidense llamada Wallis Simpson, esto causó una crisis institucional, puesto que la mujer no entraba dentro de los cánones establecidos para convertirse en la esposa del monarca. Además la sociedad no la aprobaba por ser divorciada y por estar rodeada de múltiples polémicas, esto empujó al monarca a abdicar y ceder su lugar a su hermano menor el Duque de York.

Así Alberto, pasó a llamarse Jorge VI y se convirtió en la cabeza de la monarquía británica, de igual forma sus hijas se convirtieron en las caras visibles de la Casa Real e Isabel pasó a ser la princesa de Reino Unido y primera en la sucesión del trono británico. Durante el reinado de su padre, Isabel supo ocupar su lugar como la heredera natural a la corona he hizo todo lo que se esperaba de ella, como servir a su país en la Segunda Guerra  Mundial y realizar visitas de Estado en nombre de su padre.

Tal vez el mayor problema que enfrentó como princesa fue su elección de matrimonio, en 1947 se casó con su primo lejano Felipe príncipe de Grecia y Dinamarca, quien tuvo que renunciar a sus derechos y religión en Grecia, para ser reconvertido al Anglicanismo y ser renombrado como Felipe, Duque de Edimburgo. Luego de la coronación de Isabel, paso a ser nombrado príncipe del Reino Unido.

Juntos tuvieron cuatro hijos, Carlos, Ana, Andrés y Eduardo, los cuales les han dado ocho nietos y cinco bisnieto, dentro de los cuales ya aseguran, por lo menos, tres generaciones de reyes.

765432345

Carlos, principe de Gales, Isabel II del Reino Unido, Jorge de Cambridge y William, duque de Cambridge. / Roya.uk

Una monarquía y gobierno en paz

El gobierno de Reino Unido es una monarquía parlamentaria en la que la reina sigue manteniendo cierto poder, es la representante de su nación ante el mundo y es quien preside los actos de honor.

Así mismo, ella tiene que aprobar los proyectos del parlamento antes de que estos se conviertan en ley, es inmune en los procesos penales, tiene la potestad de perdonar a un condenado, es quien acredita a los diplomáticos extranjeros de su país y también refrenda casi todos los tratados en materia de política exterior, concede nombramientos reales a ciudadanos destacados y finalmente es una fuente primordial de información para todo el gobierno, el primer ministro debe consultarla y estar al tanto de su opinión para llevar una agenda política que incluye el nombramiento de ministros.

Apreciada por su pueblo

 

Isabel se ha convertido en una de las monarcas más queridas, a pesar de ser tradicionalista y muy seria, su papel como reina le da ciertas limitaciones, pero muchas otras ventajas; es una mujer que ha sabido mantenerse en la nueva era, sin perder el halo aristocrático que la caracteriza.

El mayor tambaleo que vivió su reinado fue en 1994, cuando la adorada Diana de Gales falleció. Muchas teorías en contra y a favor surgieron, esto causó que la Casa Real fuera manchada y vilipendiada por la opinión pública británica. Diana, ya se había divorciado de Carlos, pero aun así se quedó en los corazones de los británicos y era considera su princesa y gran exponente en el mundo, polémicas rodeaban su vida y la muerte le llego muy temprano.

La relación de la monarquía y Diana no era muy buena, eso lo sabía el mundo, pero su muerte y el silencio que guardó la familia real hicieron que el pueblo se molestara. Para ellos, Diana merecía ser tratada como una princesa y debía de tener los honores que le correspondían a su cargo; para la monarquía Diana era solo la madre de los herederos y exesposa rebelde de Carlos, por lo tanto no había que darle tanta importancia.

A la final de este episodio, Diana tuvo un funeral de Estado, lleno de políticos y celebridades, pero en especial del todo el pueblo británico. La familia real logró dejar atrás este episodio y la reina, en conjunto con otros miembros de la familia se han convertido en personajes muy populares dentro de la cultura del Reino Unido.

Son especialmente queridos su nieto, y segundo en línea de sucesión, William y su esposa Kate, por su frescura, juventud y elegancia; así mismo el hermano de William, el príncipe rebelde Enrique. Todos forman la primera línea de la monarquía en conjunto con la reina para mostrar el lado más amable la Casa Real.

Isabel II puede estar tranquila con el legado que ha dejado, su vida se ha vuelto un tema recurrente en la cultura pop, convirtiéndose en la protagonista de películas o series, entre ellas The Queen o The Crown. Así mismo durante su reinado ha visto pasar a doce primero ministros, seis papas y trece presidentes americanos; sobrevivió a lo que ella mismo denominó "annus horribilis", con los divorcios de sus hijos e incendio incluido, y aún parece quedarle mucho tiempo como reina por lo que habrá de presidir muchos actos y seguir cuidando de su legado dentro de la sociedad británica.

Isabel II celebra su jubileo de Zafiro con 65 años como monarca
Comentarios