Las instituciones deberían apoyar e informar a las víctimas y sus familias

Viñeta de homenaje a Ignacio Echevarría.
Viñeta de homenaje a Ignacio Echevarría.

Informarse es la primera y verdadera ayuda psicológica que todo familiar necesita. Dejar de manipular la información sería el primer gran paso para asumir tanto dolor.

Las instituciones deberían apoyar e informar a las víctimas y sus familias

En estos tiempos que nos ha tocado vivir, estos difíciles días en donde las barbaridades se acumulan en cualquier ciudad del mundo, poco importa si las víctimas son francesas, inglesas, canadienses o españolas. Está claro que a cada uno le duelen los suyos, pero ante tanta injusticia e incomprensión pocas palabras se encuentran para consolar tanta infamia, vengan del país que vengan.

Hace tiempo que no escribía, menos aún de este tema, porque es muy difícil encontrar la motivación, y porque me ha parecido que el silencio, es la mejor de las respuestas a estos actos tan atroces y aterradores.

Ignacio Echeverría era gallego, sí, y también era español, pero lo más importante es que como tantos otros ha sido una víctima inocente, un hijo, un hermano, un amigo que se ha ido… Ignacio era parte de una familia que tendrá que seguir viviendo sin él… un compañero de trabajo al que se le echará de menos. Era un ser humano al que se le ha arrebatado la vida de forma cruel cuando intentaba salvar, precisamente, la vida de otra persona, de alguien a quien no conocía... espontáneamente, inocentemente, heroicamente o simplemente, en una sociedad cada vez más individualista e inhumana: humanamente.

Creo que, donde quiera que se encuentre, le tendrían sin cuidado todos los honores, medallas, minutos de silencio, calles, pistas de skate o plazas con su nombre. Creo, y lo creo de verdad, que a Ignacio lo que más le hubiese gustado es ver los esfuerzos del Gobierno español, y/o británico, centrados en ayudar a su familia. Ayudarles a afrontar su terrible pérdida. Creo, y estoy casi segura de ello, que lo que necesitaría es que sus seres queridos pudiesen tener conocimiento de la verdad, la verdad sobre las circunstancias de su muerte, por muy crueles y paradójicas que éstas sean; y, por supuesto, recuperar su cuerpo. 

Creo, y me quedo perpleja ante tanta insensibilidad, desinformación y manipulación, sea cual sea el país del atentado, que los gobiernos deberían evitar dar plazos absurdos a la hora de comunicar los fallecimientos de las víctimas de los atentados, alimentando en vano la angustia y la incertidumbre de encontrarlos con vida. Las instituciones deberían descartar cualquier otra motivación que no sea la de apoyar e informar, en tan terribles momentos. Informar, es la primera y verdadera ayuda psicológica que todo familiar necesita. Dejar de manipular la información, sería el primer gran paso para asumir tanto dolor. 

Las instituciones deberían apoyar e informar a las víctimas y sus familias
Comentarios