Un gran caparazón cubrió a la Tierra antes de la existencia de las placas tectónicas

3424324
Las 15 placas tectónicas mayores en que se divide actualmente la Tierra. / Wikipedia.

Los científicos creen que hace más de 4.500 millones de años, el planeta estuvo cubierto de un gran cascarón rígido que se terminó fragmentado y dando paso a la tectónica.

Un gran caparazón cubrió a la Tierra antes de la existencia de las placas tectónicas

Un artículo publicado en la revista ‘Nature’, concluye que durante los primeros millones de años de la Tierra no existieron las placas tectónicas, la hipótesis no demuestra cual es el origen exacto de las tectónicas, pero si logra reforzar el hecho que hace millones de años solo existió una gran coraza que cubrió a todo el planeta.

La litósfera del planeta Tierra se encuentra fragmentada en lo que conocemos como las placas tectónicas, que se mueven constantemente sin que los humanos se den cuenta por todo el planeta, los continentes se encuentran sobre ella y son la principal causa de los nacimientos de volcanes, la expansión de los suelos marinos, también genera cordilleras, terremotos y temblores. El estudio buscaba revelar si en el pasado hubo un tiempo en que la Tierra estuvo en calma y la litósfera fue mucho más rígida o si siempre habían existido las placas.

El geólogo Michael Brown de la Universidad de Maryland y coautor del estudio, explica que la investigación logra demostrar que si era muy factible la existencia de un “techo inactivo” del que derivó más tarde la corteza continental. Para poder realizar este estudio, los geólogos se dirigieron al suelo Australiano, el cual posee las rocas más antiguas del planeta, con una edad aproximada a los 3.500 millones de años. Específicamente los científicos fueron hasta cratón de Pilbara y la formación de Coucal, al noroeste de Australia, en donde hay rocas que pertenecen a la escala geológica del eón Arcaico y cuya antigüedad puede alcanzar los 4.000 millones de años.

Luego de encontrarse ubicados, los geólogos procedieron a recoger muestras de granitos pertenecientes a la actividad volcánica y basaltos que son rocas formadas a partir de las erupciones de volcanes que se encuentran en suelos oceánicos; los científicos recolectaron ambas rocas, debido a que están profundamente relacionadas con la actividad tectónica.

Analizaron y estudiaron la forma en que se comportaría el basalto con presiones y temperaturas elevadas, logrando demostrar que los granitos que encontraron en Pilbara pudieron haberse formado a partir de los basaltos encontrados en Coucal, tomando como escenario millones de años atrás en que la Tierra estuvo rodeada de un enorme caparazón de roca. De igual forma, en aquel tiempo la corteza habría estado muy caliente, a pocas profundidades y a baja presión por lo que el entorno habría sido perfecto para la formación de los basaltos y los granitos.

Así, Brown y el equipo científico concluyen que antes existieron las condiciones ideales para que los granitos se formaran luego de la fusión de los basaltos en un ambiente con grandes temperaturas y con poca diferencia de profundidad; además de alegar que los primeros continentes se pudieron haber formado después de haberse fracturado una enorme corteza.

Un gran caparazón cubrió a la Tierra antes de la existencia de las placas tectónicas
Comentarios