El Gobierno británico intenta profanar Stonehenge

54645645
Stonehenge. / English Heritage.

La idea de los políticos británicos para descongestionar el tráfico ha despertado la ira de historiadores y arqueólogos.

El Gobierno británico intenta profanar Stonehenge

Stonehenge es uno de los monumentos británicos más enigmáticos y curiosos que se encuentran sobre la Tierra. Hasta ahora es desconocida su procedencia, la mayoría de investigadores sitúan su creación en el Neolítico, es decir, en la Edad de Piedra y la Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad en 1986. El megalítico fue mucho más grande y se cree que fue utilizado como un templo religioso, un observatorio astronómico o un monumento fúnebre.

Los misterios siempre rondarán a la interesante estructura, y este es quizás su mayor atractivo, cada año recibe a por lo menos un millón de turistas provenientes de todas partes del mundo, que se acercan para observar un vestigio de alguna sociedad del pasado.

Con todo esto el Gobierno británico, concretamente el Ministerio de Transporte desea construir un túnel viario debajo del monumento, para así lograr descongestionar una de las vías más transitadas de Inglaterra, la A-303. El túnel mediría unos 2,9 kilómetros de longitud y tendría dos carriles de cada sentido, para lograrlo habría que abrir un enorme agujero en el terreno del monumento histórico y hasta ahora son desconocidos los daños que podrían causar las excavaciones al lugar.

Para poder evitar el plan del Gobierno, la Alianza Stonehenge ha puesto en marcha una campaña de recolección de firmas que hasta ahora cuenta con unas 17.000, además varios historiadores y arqueólogos se han mostrado en descuerdo con el plan, porque representaría la destrucción de un terreno que es un símbolo de los británicos y algo especial para toda la humanidad.

Por otro lado, el organismo regulador de las autopistas en Inglaterra, Highways England, puso en marcha una encuesta para saber la opinión de sus ciudadanos, la respuesta de más de cinco millares de personas ha sido unánime, no desean que toquen Stonehenge, algunas personas incluso han enviado mensajes alegando que la construcción del túnel sería una “bomba autodestructiva de relojería”.

Pero no todos están en contra, mientras algunos alegan que la construcción destruiría por completo cualquier pista que los lleve a entender su historia; las instituciones encargadas de gestionar el terreno, English Heritage y National Trust, están de acuerdo con la construcción del túnel, ambas alegan que el proyecto reconectaría los sectores del sur y del norte, reabriendo viejos caminos utilizados por los humanos del pasado y en donde creen que podrían encontrar más información sobre la estructura antigua.

La Alianza Stonehenge se muestra recia a permitir la construcción, pero reconoce que los argumentos de las dos instituciones son muy buenos y probables, por ello tienen otro plan para evitar la destrucción que parece inevitable, y es pedir que la entrada y salida del túnel estén en puntos lejanos al monumento para evitar que sea dañado.

Finalmente los defensores de Stonehenge expresan que hay un detalle muy importante que la construcción podría dañar para siempre; resulta que entre las piedras es posible observar los rayos del Sol que llegan desde occidente, es un espectáculo especial y muy hermoso de ver, pero puede dejar de ser así, puesto que la construcción podría cambiar la trayectoria de los rayos que estarían siendo distorsionados.

El Gobierno británico intenta profanar Stonehenge
Comentarios