El gesto deportivo más emotivo de los Juegos Olímpicos en los 5.000 metros

Nikki Hamblin y Abbey D'Agostino. / Marca.com
Nikki Hamblin y Abbey D'Agostino. / Marca.com

Un accidente durante la prueba femenina termina con dos corredoras en el suelo, pero el gesto deportivo motiva a las jueces a darles una segunda oportunidad en la final.

El gesto deportivo más emotivo de los Juegos Olímpicos en los 5.000 metros

La atleta neozelandesa Nikki Hamblin y la estadounidense Abbey D'Agostino mostraron un espíritu olímpico que marcan estos Juegos Olímpicos en la prueba de los 5.000 metros femenina. El dolor de una caída puede determinar un fracaso rotundo en la competencia, sin embargo estas dos atletas tienen otra oportunidad.

Todo comenzó con la equivocación de Hambiln a mitad de la competencia cuando se desequilibró y automáticamente se fue al piso. Una de sus rivales, Abbey D'Agostino, que corría detrás no pudo esquivarla y la acompañó en el suelo. Después de unos segundos la estadounidense hizo el gesto deportivo más emotivo de la carrera.

Abbey D'Agostino se puso de pie y al ver a su rival, Nikki, retorciéndose de dolor sobre la pista, la ayudó a incorporarse y fundiéndose en un abrazo la animó a continuar la carrera. Al llegar a la meta, la neozelandesa fue a encontrarse con la estadounidense que debió ser retirada en silla de ruedas. Claramente, ambas fueron las últimas en llegar y debido a la gran actuación, los jueces resolvieron recalificar a las atletas y volverán a participar en la final del viernes, solo si están recuperadas de las lesiones.

El gesto deportivo más emotivo de los Juegos Olímpicos en los 5.000 metros
Comentarios