Ferrol conserva la tradición decimonónica de rondar a la mujer en la Noche de las Pepitas

¿Tradición única en el mundo? Las rondallas rivalizan en un certamen abierto al público y posteriormente, acompañados de sus respectivas madrinas, se marchan de serenata toda la noche.
Ferrol conserva la tradición decimonónica de rondar a la mujer en la Noche de las Pepitas

Día de las Pepitas en Ferrol.

La Noche de las Pepitas cumple en Ferrol con la tradición -existe la creencia de que es única en el mundo- de agasajar a la mujer representada por las que llevan el nombre de Pepita, en la víspera de San José, aunque, en la presente edición, fue trasladada por la autoridad local para el sábado, día 16. Este acontecimiento cultural, que podría ser visto hoy como una manifestación de tintes rancios y machistas, no ha querido ser erradicada, sin embargo, por la sociedad ferrolana actual, que adoptó el estereotipo introduciendo algunas variaciones como, por ejemplo, la tímida incorporación de mujeres en las rondallas, hasta hace poco sólo compuestas por hombres. No obstante es preciso señalar que en sus orígenes decimonónicos en los sueltos de prensa de la época se hablaba de serenatas a los Pepes y Pepitas. Lo vemos en El Correo Gallego que en el día 19 de 1887 se dice "Varias murgas recorrieron anoche la población hasta hora bastante avanzada obsequiando a los Pepes y Pepitas que están hoy de día". El fenómeno de Las Pepitas reúne varios elementos de interés.

Letras y músicas

Al margen del homenaje a la mujer, controversias a un lado, con la ronda nocturna, se pone a prueba el talento creativo en las letras y músicas: danzas, valses y habaneras y las aptitudes y habilidades para el canto coral, la armonización, el afinamiento del instrumental: guitarras, laúdes, bandurrias y mandolinas, junto con el atuendo: capas negras, lazos y cintas, toda una puesta en escena tanto para la serenata a cielo abierto, ante el balcón de la elegida, como para rivalizar en espacio cubierto con las demás rondallas.

Actualmente, en el calendario oficial se incluye la recepción en la alcaldía de rondallistas con sus respectivas madrinas, que cada año se renuevan, desfile de los colectivos musicales por las principales calles, festival abierto al público en una plaza del casco histórico y luego viene la ronda que cada grupo programa según su criterio y compromisos.

Rondando hasta el amanacer

La ronda nocturna se prolonga hasta el amanecer, hasta esa hora en que las voces pierden frescura y la resistencia física, incluso la verticalidad, se rinden. No falta en esta jornada del 18 de marzo el delicioso postre típico de los "bicos" de naranja y chocolate. Un dato curioso es que, al menos en la última década del siglo XIX, el 20 de marzo no se publicaba el periódico "siguiendo costumbre de otros años", leemos en uno de los ejemplares del rotativo local El Correo Gallego.

 

Ferrol conserva la tradición decimonónica de rondar a la mujer en la Noche de las Pepitas
Comentarios