La fábrica sólo cumple deseos para otros si sacrificas tus propios sueños

Sueños...
Sueños...

Investigadores  habían  venido  de  todas  las  partes para  analizar  los  terrenos.  No  encontraron  nada  y  cada  vez  que  hablaban  con  los  habitantes decían  que  era  cuestión  de  suerte.

La fábrica sólo cumple deseos para otros si sacrificas tus propios sueños

Investigadores  habían  venido  de  todas  las  partes  del  mundo  para  analizar  los  terrenos.  No  encontraron  nada  y  cada  vez  que  hablaban  con  los  habitantes,  decían  que  era  cuestión  de  suerte.

 

Todas  las  personas  de  aquel  pueblecito  situado  en  la  ladera  tenían  por  costumbre  cumplir  todos  sus  sueños.

Nadie  sabía  cómo  pero  el  caso  es  que  cada  deseo  que  tenían  en  tres  días  les  era  concedido.

Investigadores  habían  venido  de  todas  las  partes  del  mundo  para  analizar  palmo  a  palmo  los  terrenos.  No  encontraron  absolutamente  nada  y  cada  vez  que  hablaban  con  los  habitantes,  éstos  decían  que  era  cuestión  de  suerte.

Yo  conozco  su  secreto.  De  pequeña  veraneaba  allí  y  mi  amigo  Daniel  me  lo  contó.

Tenia  yo  nueve  años  y  me  encontraba  de  vacaciones  en  aquel  sitio  en  medio  de  la  nada.  El  reloj  marcaba  las  tres  cuando  mi  padre  me  dijo:

-   ¡Niña!  No  te  alejes  demasiado.

Como  de  costumbre,  hice  caso  omiso  a  sus  palabras  y  me  adentré  en  el  bosque  y  anduve  durante  una  hora  hasta  toparme  con  una  vieja  fábrica.

Un  niño  de  cara  regordeta  salió  de  ella  con  un  fajo  de  billetes  en  su  mano.  Iba  distraído  contándolos  hasta  que  se  tropezó  conmigo.

-   Me  llamo  Daniel.  Es  la  primera  vez  que  te  veo-  dijo  él.

-   Hola.  Soy  Malisa.  Estoy  aquí  de  vacaciones- respondí  yo.

Se  me  quedó  mirando  de  arriba  abajo  como  si  no  hubiese  visto  nunca  a  una  chica.

-   ¿Dónde  has  conseguido  tanto  dinero?-  me  atreví  a  preguntar.

-   Me  lo  ha  dado  la  vieja  fábrica.  En  ella  se  fabrican  todos  los  sueños  que  se  tengan-  respondió  como  si  fuera  una  cosa  de  lo  más  normal.

-   ¿Qué...  cómo? -  me  quedé  atónita  sin  poder  reaccionar.

-   Ven.  Te  lo  voy  a  enseñar-  dijo  cogiendo  mi  mano .

Me  llevó  dentro y  me  pidió  que  dijese  en  alto  tres  veces  algo  que  desease  con  todas  mis  fuerzas.

Yo  no  deseaba  nada  por  aquel  entonces.  Era  multimillonaria  y  tenía  todo  lo  que  un  niño  pudiese  querer.  Me  inventé  un  deseo,  dije  que  quería  muchos  caramelos.

Daniel  me  indicó  que  a  los  tres  días  volviese  dentro  a  recoger  mi  sueño. Cuando  volví  pasado  ese  tiempo,  mis  ojos  no  daban  crédito.  Sacos  y  sacos  de  todo  tipo  de  caramelos  estaban  allí. A  la  salida  me  encontré  a  Daniel.  Me  hizo  prometer  que  no  iba  a  decir  nada.

Nos  hicimos  grandes  amigos  y  pasamos  juntos  todo  el  verano.  Cuando  regresé  a  la  ciudad  quedamos  en  escribirnos.

Recibí  aquel  año  bastantes  cartas.  Me  decía  que  vivía  sólo  y  que  lo  cuidaban  sus  vecinos.  Durante  los  dos  meses  anteriores  al  verano  no  tuve  noticias  suyas.

Llegó  la  hora  de  ir  otra  vez  al  pueblo  y  lo  primero  que  hice  fue  ir  a   su  casa  a  preguntar  por  él.  Me  dijeron  que  había  tenido  un  accidente  y  que  estaba  en  el  hospital  muy  malito.

Durante  todo  el  año  había  estado  practicando  mucho  con  el  piano.  Quería  ser  famosa  y  ese  es  el  sueño  que  quería  pedir.

Me  dirigí  a  la  fábrica  de  sueños.  No  entendía  por qué  nadie  había  ido  para  desear  que  mi  amigo  se  recuperase.  Cuando  entré  dentro,  grité  con  todas  mis  fuerzas:

-  Que  Daniel  se  ponga  bueno.  Que  Daniel  se  ponga  bueno.  Que  Daniel  se  ponga  bueno.

A  los  tres  días  me  dirigí  a  recoger  mi  sueño.  Allí  estaba  Daniel.  Mi  corazón  daba  saltos  de  alegría.

De  camino  de  regreso,  le  pregunté  por qué  nadie  había  pedido  por  él  y  me  contó  que  sólo  se  fabricaban  sueños  para  ayudar  a  otros  cuando  alguien  sacrificaba  el  suyo.

Daniel  se  vino  a  vivir  con  nosotros  y  no  nos  hemos  vuelto  a  separar.

Cada  año,  vamos  al  pueblo  para  que  se  cumplan  todos  nuestros  sueños  y  la  vieja  fábrica  sigue  funcionando  igual  que  el  primer  día.

La fábrica sólo cumple deseos para otros si sacrificas tus propios sueños
Comentarios