El estremecedor testimonio del fotógrafo que vivió el asesinato del embajador ruso

Agresor que mató al embajador Ruso en Turquía. / Buhan Ozbilici
El agresor que mató al embajador ruso en Turquía. / Buhan Ozbilici

"Los disparos se escucharon fuertes en la  galería de arte. La gente gritaba, se escondía debajo de las mesas. Pude cubrirme detrás de una pared e hice mi trabajo: tomar fotografías".

El estremecedor testimonio del fotógrafo que vivió el asesinato del embajador ruso

Burhan Ozbilici es el fotógrafo de Associated Press que estaba cubriendo la exposición fotográfica en la que asesinaron al embajador ruso en Ankara. Cuando el realizaba su trabajo el hombre abrió fuego y comenzó a gritar "Aleppo, venganza". Este es el testimonio que el periodista dio sobre el suceso del lunes 19 de diciembre que ahora es calificado como un "atentado terrorista":

"El evento parecía de rutina, la apertura de una exhibición de fotografías de Rusia. Así que cuando un hombre vestido con traje y corbata negras sacó un arma, quedé aturdido y pensé que era una puesta en escena. En cambio, era un fríamente calculado asesinato, desarrollándose frente a mí y otros que se lanzaron, aterrados, a cubrirse mientras el esbelto hombre de pelo corto baleaba al embajador ruso.

Los disparos, al menos ocho, se escucharon fuertes en la prístina galería de arte. Estalló el pandemonio. La gente gritaba, se escondía detrás de las columnas y debajo de las mesas y se echaba al suelo. Yo tenía miedo y estaba confundido, pero pude cubrirme detrás de una pared e hice mi trabajo: tomar fotografías.

Mevlüt Mert Altintas gritando sobre la venganza de Aleppo. / Burhan Ozbilici

Mevlüt Mert Altintas gritando sobre la venganza de Aleppo. / Burhan Ozbilici

 

La exhibición, llamada 'De Kaliningrado a Kamchatka, desde la mirada de los viajantes'. Decidí asistir sólo porque estaba de camino a mi casa desde la oficina de AP en Ankara. Cuando llegué, los discursos ya habían empezado. Cuando el embajador ruso Andrei Karlov comenzó a hablar me acerqué para fotografiarlo, creyendo que las imágenes serían útiles para futuros artículos sobre las relaciones entre Turquía y Rusia.

Estaba hablando suavemente y, por lo que sentí, de una manera muy afectiva sobre su patria, deteniéndose ocasionalmente para permitir al traductor ofrecer sus palabras en turco. Recuerdo pensar cuán calmo y humilde parecía. Después llegaron los disparos en rápida sucesión, y el pánico en la audiencia. El cuerpo del embajador yacía en el piso, apenas metros de donde yo me encontraba. No podía ver sangre a su alrededor; creí que le habían disparado por la espalda. Me tomó unos segunos darme cuenta de lo que había pasado: un hombre había muerto frente a mí; una vida había desaparecido frente a mis ojos.
 

"La gente gritaba, se escondía detrás de las columnas y debajo de las mesas y se echaba al suelo", relata Burhan Ozbilici.

Me fui hacia atrás y a la izquierda, mientras el atacante, después identificado como el oficial de policía Mevlüt Mert Altintas, señalaba con su arma a la gente que se cubría en el lado derecho del salón. Al principio no entendía qué había motivado al tirador. Creí que podría haber sido un militante checheno. Pero la gente después dijo que estaba gritando algo sobre la ciudad siria de Alepo. Así que probablemente estaba enojado con los bombardeos rusos en Alepo destinados a expulsar a los rebeldes opositores al gobierno sirio. Muchos civiles han muerto en esa lucha.También gritó "Allahu akbar", pero no pude entender el resto de lo que dijo en árabe.

El tirador estaba nervioso. Caminaba alrededor del cuerpo el embajador, rompiendo algunas de las fotos en la pared. Yo estaba, por supuesto, asustado y sabía del peligro de que el atacante me prestara atención. Pero avancé un poco y saqué una fotografía del hombre mientras intimidaba a su desesperada audiencia cautiva. Esto es lo que yo pensaba: 'Estoy aquí. Incluso si me disparan y hieren, o si me matan, soy un periodista. Tengo que hacer mi trabajo. Podría salir corriendo sin sacar ninguna foto. Pero no tendría una respuesta si las personas me preguntaran: '¿Por qué no tomaste fotos?'. Incluso pensé en mis amigos y colegas que han muerto mientras sacaban fotografías en zonas de conflicto a través de los años.

El agresor, de pie, junto al cuerpo del embajador tras ser tiroteado. / Yavuz Alatan

El agresor, de pie, junto al cuerpo del embajador tras ser tiroteado. / Yavuz Alatan 

Mientras mi mente se aceleraba, noté que el hombre estaba nervioso; y sin embargo parecía en control de sí mismo. Gritó a todos que se mantuvieran a distancia. Los guardias de seguridad nos ordenaron que saliéramos del salón y lo hicimos. Las ambulancias y los vehículos blindados llegaron en breve y la operación policial comenzó. El atacante murió luego en el tiroteo.Cuando volví a la oficina par editar mis fotos, me sorprendió ver que el tirador estaba parado detrás del embajador mientras hablaba. Como si fuera un amigo, o un guardaespaldas".

El estremecedor testimonio del fotógrafo que vivió el asesinato del embajador ruso
Comentarios