Tres estrategias para conseguir alcanzar el objetivo: vivir feliz

Señal de STOP, Sea Feliz. / Pinterest
Señal de STOP, Sea Feliz. / Pinterest

Cuando deseas para otros lo que te gustaría para ti mismo, descubres que nunca hay escasez de personas serviciales, amistosas y amables, que se desviven por ayudarte.

Tres estrategias para conseguir alcanzar el objetivo: vivir feliz

Cuando deseas para otros lo que te gustaría para ti mismo, descubres que nunca hay escasez de personas serviciales, amistosas y amables, que se desviven por ayudarte.

Siempre tenemos a mano la mayor cantidad de pretextos para tener estrés: la crisis económica, las decepciones, uno que otro dolor en el cuerpo, las malas experiencias, esas que me dicen “que no debo intentarlo”... Eso es frustrante porque nos limita, y todo lo que nos limita crea un cortocircuito en nuestro comportamiento que impide que nuestro verdadero potencial aparezca, y nos deja inmovilizados sin intentar alcanzar nuestras metas.

A continuación te voy a mostrar 3 puntos que me han valido muchísimo para conseguir llegar al objetivo con paz y sin molestarme en el camino. Son realmente fortalezas que tienes en tu interior, solo tienes que buscarlas porque ahí están.

  1. Cambia tu sintonía

Cambia tu sintonía para dejar de centrarte en ti mismos y en los deseos de tu ego y pasa a: ¿cómo puedo servir? Cuando deseas para otros lo que te gustaría para ti mismo, descubres que nunca hay escasez de personas serviciales, amistosas y amables, que se desviven por ayudarte. Por cada acto de maldad de ira, odio o indiferencia en el mundo, hay un millón de actos de bondad, ayuda y servicio. Elige centrar tu atención en todo lo que es bueno, y despídete de esa falsedad de “nadie me va ayudar”. Si lo que buscas es que nadie te ayude, te puedo garantizar que la vida te ofrecerá experiencias que reflejen tus bajas expectativas. En cambio, si crees que estás sintonizado con una energía favorable, eso es lo que encontraras.

  1. No luches, sólo libérate

Cuando tú luchas, tú invitas a la lucha. Pero cuando no te resistes, no encuentras ninguna resistencia. Cuando te niegas a jugar ese juego, estás fuera de él. El apego destruye la luz del camino. El dador está siempre dispuesto a dar. El recibidor está ausente. Liberación significa dejar marchar. La gente no está dispuesta a dejar marchar todo. No saben que lo finito es el precio de lo infinito, como la muerte es el precio de la inmortalidad. La tranquilidad, la paz y la felicidad siempre están a la disposición del que está dispuesto a dejarlo todo. El abandono es el primer paso. Pero el abandono real está en darse cuenta de que no hay nada que abandonar, pues nada es tuyo. Es como el sueño profundo —tú no abandonas tu cama cuando duermes — tú sólo la olvidas.

  1. No odies, sólo ama y vive

El cuerpo busca vivir. No es la vida la que necesita el cuerpo; es el cuerpo el que necesita la vida. Pero para que puedas realmente entender la vida como algo sublime y no corpóreo, tienes que amar en la vida.

¿Qué mantiene al cuerpo unido sino el amor?, ¿qué es el dese, sino amor del sí mismo?, ¿qué es el miedo, sino el impulso de protegerse?, y ¿qué es el conocimiento sino el amor por la verdad? Los medios y las formas pueden ser erróneas, pero el motivo detrás es siempre el amor. Incluso el amor del mi mismo y de lo mío, que después, por ser tan pequeño explota, y se vuelven al principio que es entender que yo crezco cuando otros crecen.

Cuando te dedicas a vivir y a no odiar ni buscar venganza, logras conectarte fuertemente con tu destino, que es el resultado de causas, que nosotros creemos son accidentales pero en su mayor parte están entretejidas de una manera muy suelta, dinámica y misteriosa, conectadas con la confianza y la buena esperanza. Conectadas con la no obsesión sino con la diversión que te produce vivir pensando en los otros mas que ti mismo.

Espero que nunca dejes de intentarlo y que esto te sirva tanto como a mi me ha servido. ¡Excelente fin de semana!

Tres estrategias para conseguir alcanzar el objetivo: vivir feliz