Españoles desfavorecidos dejan de retirar parte o toda la medicación prescrita

Ciudadanos desconcertados.
El 25 de abril de 1986 se publicaba la Ley General de Sanidad, bajo el mandato del presidente Felipe González
La aprobación del RDL 16/2012 ha quebrado el principio de universalidad del sistema sanitario español, favoreciendo un cambio de modelo: el ciudadano ya no es el centro del sistema.
Españoles desfavorecidos dejan de retirar parte o toda la medicación prescrita

En el año 1978 e inmersos en plena transición hacia la democracia en España, se aprobaba la Constitución española, que en su artículo 43 establecía el derecho a la protección de la salud de todos los ciudadanos, abriendo así la puerta hacia una nueva etapa. Unos años más tarde y siendo ministro Ernest Lluch, el 25 de abril de 1986, se publicaba la Ley General de Sanidad, bajo el mandato del presidente Felipe González.

La Ley General de Sanidad de 1986 no es más que la traslación de la voluntad constitucional del derecho a la protección de la salud. Esta ley define a las prestaciones públicas y a sus estructuras como un Sistema Nacional de Salud, con una organización de servicios establecida por las distintas comunidades autónomas. Este Sistema Nacional de Salud es una de las grandes conquistas sociales de nuestro país, conquista a la que no puede renunciarse. Es responsabilidad de todos el garantizar su sostenibilidad. Esta ley vinculó el derecho a la protección de la salud a la condición de ciudadano, sustituyendo la beneficencia por los derechos en salud.

Hasta el año 1986, la financiación de la sanidad española se hacía sobre cotizaciones sobre el trabajo o sobre las empresas, ya que antes de dicha ley la sanidad era de la Seguridad Social. La Ley General de Sanidad abrió el camino para que la financiación de la sanidad española fuese vía impuestos. Así llegamos a la España de la última década del siglo XX, en donde más del 99% de la población disfrutaba de cobertura sanitaria pública. Y en el año 2011, ya en pleno siglo XXI, España contaba con un sistema sanitario de cobertura universal, considerado como referente mundial , y que gozaba de los mejores indicadores sanitarios.

El fin del carácter universal de la sanidad en España

El paciente se había convertido en el centro del sistema sanitario. Pero todo esto ha sufrido un gran cambio desde la aprobación y entrada en vigor del RDL 16/2012 en abril de 2012, que terminó con el carácter universal de la sanidad, al eliminar prestaciones sanitarias para los ciudadanos, establecer copago a los pensionistas, resultando este  colectivo especialmente perjudicado por los copagos y los recortes, lo que también afecta negativamente a los pacientes crónicos y de enfermedades raras, ya que dificulta la accesibilidad de los pacientes al sistema sanitario.

Los profesionales relacionados con la sanidad estamos asistiendo a una nueva realidad, la de que los pacientes más desfavorecidos económicamente están dejando de retirar parte o toda la  medicación prescrita por su médico, en base a una decisión estrictamente económica, lo que puede afectar negativamente a su salud.

El RDL 16/2012 también excluyó del SNS a miles de personas, entre ellas a personas inmigrantes en situación administrativa irregular con excepción de mujeres embarazadas, menores de 18 años y atenciones en urgencias. La aprobación de este RDL 16/2012 ha quebrado el principio de universalidad del sistema sanitario español, favoreciendo un cambio de modelo, en el que el ciudadano era el centro del sistema, trasladándolo a otro basado en la seguridad social.

¿Veremos en un futuro no muy lejano como habrán cambiado los indicadores de salud de los ciudadanos? Sueño despierta y no pierdo la esperanza de que esto cambie, y volvamos a disfrutar de los derechos de una sanidad pública, equitativa, universal y gratuita para todos,  ya que como dijo Aristóteles, “la esperanza es el sueño del hombre despierto”.

Españoles desfavorecidos dejan de retirar parte o toda la medicación prescrita
Comentarios