Ella me susurra... '¿cuándo vuelves niña? ¡vuelve pronto qué te espero!'

Baiona es mi verdadero hogar
Baiona es mi verdadero hogar.

La fortuna toca con su varita mágica a las personas que se buscan y a mis diecisiete años encontré un lugar dónde descansar...

Ella me susurra... '¿cuándo vuelves niña? ¡vuelve pronto qué te espero!'

La fortuna toca con su varita mágica a las personas que se buscan y a mis diecisiete años encontré un lugar dónde descansar...

​Yo buscaba una madre y ella una hija, y el destino estaba allí esperando agazapado para unirnos. La fortuna toca con su varita mágica a las personas que se buscan y a mis diecisiete años encontré un lugar dónde descansar los años de abandono, de soledad, de tristeza y desamparo…

Sonrisa pícara, despierta, inteligente, menuda y sin adornos…, esperádome para abrir los brazos allí dónde antes, tantos otros los habían cerrado… No estaría aquí escribiendo ni compartiendo con vosotros mis relatos si un caluroso día de agosto no la hubiese encontrado.

Ni el tiempo ni la distancia han podido deshacer el cariño que nos une y a pesar de los años siempre vuelvo a ella… Baiona es mi verdadero hogar mi verdadero amor. Baiona... ¡La Real!

Su voz y su cuerpecito se han ido debilitando con el paso del tiempo, pero no puedo evitar sentirme en casa, cada vez que escucho al otro lado del teléfono el hilo de su voz…

Baiona es el "Feliz Cumpleaños" y el "Feliz Navidad"… Baiona es el  "te echo de menos" y el... "¿Cuándo vuelves niña?..., ¡Vuelve pronto qué te espero!".

Ella me susurra... '¿cuándo vuelves niña? ¡vuelve pronto qué te espero!'
Comentarios