Dormir poco, una de las rutinas que afectan el deseo sexual

Sexo. RRSS
Sexo. RRSS

Una serie de estudios demuestran que un mal descanso tiene que ver con la disminución de la calidad y cantidad de los encuentros íntimos.

Dormir poco, una de las rutinas que afectan el deseo sexual

Si talvez creías que dormir poco podía ayudar a que realizaras más tareas en el día, la ciencia confirma que podrás usar más tu tiempo, pero en cuanto al sexo estás en serios problemas. Estudios han confirmado que un mal o breve descanso está vinculado a la pérdida del disfrute sexual, el bajo rendimiento y la periodicidad del encuentro.

El dormir poco no solo tiene sus consecuencias emocionalmente o te causa fatiga, sino que también te hace más propenso a que el sexo no sea muy bueno. La primera de las investigaciones en confirmarlo ha sido publicada en The Journal of Sexual Medicine. Ésta está basada en exámenes clínicos y entrevistas que demuestran que dormir pocas horas disminuye tu excitación sexual. Como consecuencia la zona sensorial del clítoris y la vagina tienen una función claramente reducida.

“Futuros estudios podrían determinar si los trastornos del sueño pueden ser un factor de riesgo para la disfunción sexual", afirmó David Kalmbach, investigador de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan.

Otro de los estudios que se suma a apoyar la tesis ha sido publicado en Pubmed (US National Library of Medicine National Institutes of Health) que hizo el estudio de 171 mujeres libres de cualquier tipo de antidepresivos. Por 14 días analizaron su comportamiento nocturno y el sexo hasta que resultó que las chicas con correcto descanso tienen un incremento en un 14% en el líbido.

Sin embargo, aunque todo parece hacer creer que solo el sexo femenino está propenso, también los hombres y el mal sueño tienen una combinación fatal. En el caso del sexo masculino disminuyen los niveles de testosterona por lo que la producción de espermatozoides se ve afectada. En el último estudio de la Universidad de Chicago se determinó que aquellos que durmieron menos de 5 horas disminuyeron entre un 10% y un 15% sus niveles de testosterona. De los 10 sujetos se demostró que denotaron niveles más bajos de esta hormona por la tarde, en el horario de 14 a 22.

Así que, si estás pensando o tienes el hábito de trasnochar muchas veces por semana, tu deseo, el desempeño y la intensidad durante el sexo no serán las mismas como cuando duermas bien y descanses por la noche.

Dormir poco, una de las rutinas que afectan el deseo sexual
Comentarios