Buscar

MUNDIARIO

Descubriendo el Universo: estrellas de neutrones, el destino de los soles

MUNDIARIO presenta la sexta entrega de su serie descubierta a explorar y estudiar los grandes misterios de la infinidad. El nuevo episodio es para las grandes explosiones estelares.

Descubriendo el Universo: estrellas de neutrones, el destino de los soles
Estrella en su etapa previa a convertirse en una estrella de neutrones.
Estrella en su etapa previa a convertirse en una estrella de neutrones.

Descubriendo el Universo es una serie exclusiva de MUNDIARIO en la que se estudian y describen las características y misterios de la infinidad con ayuda de científicos del prestigio de Stephen Hawking. El sexto episodio de la serie está destinado a las llamadas estrellas de neutrones, los remanentes de explosiones estelares de cuerpos de hasta miles de veces el diámetro de nuestro Sol.

Explosiones estelares

Cuando a alguna estrella miles de veces más grande que el Sol se le agota el combustible, expulsa sus capas externas en una desproporcionada explosión conocida como supernova. Esa explosión es tan potente y brilante que puede llegar a emitir más luz que billones de estrellas juntas. No obstante, las explosiones no expulsan todos los componentes de las estrellas.

El núclo de la estrella se queda atrás en forma de bola. Tras la supernova, los restos quedan a una temperatura que supera los 100,000 grados centígrados, pero ya no se producirán más reacciones nucleares que puedan mantener esa temperatura (y por consiguiente tampoco se formarán nuevas estrellas a partir de estos restos).

Imagen de una supernova.

Imagen de una supernova en proceso de explosión

Muchos de los restos aglotinan tanta masa que terminan colapsando sobre sí mismos por la fuerza gravitatoria y se aplanan hasta que terminan teniendo apenas unos cuantos kilómetros de tamaño. Para que esto suceda, los restos deben tener una masa de entre 1.4 y 2.1 veces la masa del Sol. La presión es tan alta dentro de estos nuevos cuerpos que el interior se licua y se envuelve en una corteza sólida de cerca de 1.6 kilómetros de grosor. El líquido se forma de neutrones, partículas que generalmente conforman el núclo de los átomos, por lo que de ahí proviene el nombre de estas estrellas.

Representación de una estrella de neutrones. / elmundo.es

Representación artística de una estrella de neutrones. Nótese como expulsa materia desde su núcleo.

Además de los neutrones, en el interior de estas estrellas se encuentran otras partículas, aunque la mayoría igual están hechas a partir de neutrones. La tecnología que tiene la tierra hoy por hoy hace imposible crear un líquido parecido al que tienen estos cuerpos.

¿Qué pasará con el Sol?

Las estrellas como el Sol se convierten en supernovas, sí, pero no explotan. En cambio, se convierten en gigantes rojas, cuyos restos no tienen masa suficiente como para encogerse como producto de su misma gravedad. Estos restos reciben el nombre de enanas blancas. Las enanas blancas van perdiendo calor a lo largo de un período de billones de años hasta enfriarse del todo.

Se han podido observar muchas estrellas de neutrones a través de telescopios modernos. Pese a que las enanas blancas pueden ser muy pequeñas, del tamaño de nuestro planeta, son bastante pesadas pues llegan a tener hasta el doble de masa que el Sol. Lo anterior es porque el núcleo de las estrellas está formado por elementos más pesados que se forjan dentro de las mismas estrellas, como el hierro.

Los restos de las estrellas que pesen menos que 1.4 veces la masa solar, se convierten en enanas blancas. De 1.4 hasta 2.1 veces la masa del Sol, se convierten en estrellas de neutrones. De 2.1 veces la masa del Sol en adelante no dejan jamás de colapsarse sobre sí mismos y se convierten en agujeros negros. @hmorales_gt

 

Consulta nuestros anteriores episodios

- Venus.

- Titán.

- Proceso de formación de las estrellas.

- Alfa Centauri.

- Saturno.