Cooperación Internacional: nuevas formas de ayudar a otros países

Cooperating Volunteers 2
Cooperating Volunteers. / Cedida
Desde que la ONU abrió el camino a la Cooperación Internacional, han aparecido numerosos organismos y empresas que se encargan de ayudar a los que más lo necesitan, y cada vez es más fácil.
Cooperación Internacional: nuevas formas de ayudar a otros países

La Cooperación Internacional es una conexión entre gobiernos de distintos países, asociaciones, ONGs o empresas con el objetivo de mejorar el crecimiento económico y social de algunos territorios. La ONU (Organización de las Naciones Unidas) fue la precursora de esta colaboración entre estados en el contexto de los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial para paliar las desigualdades entre las personas de los países más afectados, y dio a conocer la Carta de los Derechos Humanos, primer documento que reconoció oficialmente los derechos inherentes a la condición humana sin distinción de sexo, raza, género, edad, religión o ideología. Hoy en día, existen muchos otros organismos internacionales europeos, iberoamericanos, etc. con las mismas iniciativas y otras más específicas. Así nacieron ECHO (Oficina de Ayuda Humanitaria de la Unión Europea), AICD (Agencia Interamericana para la Operación y el Desarrollo), FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), OEI (Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura) y muchas otras con planes diversos, pero siempre con un mismo objetivo: ayudar a las personas que lo necesitan.

ONU./ Instagram

ONU en Bolivia. / Instagram

La OXFAM (Comité de Oxford de Ayuda Contra el Hambre) distingue entre 3 clases de ayuda humanitaria:

Ayuda de emergencia: ante una catástrofe natural o una crisis causada por el ser humano.

Ayuda destinada a la reconstrucción y rehabilitación: se recibe más a largo plazo y está dedicada a paliar los efectos que perduran de las crisis.

Prevención de desastres: trata de disminuir los peligros de catástrofes y prevenirlos.

En un contexto de globalización como el actual, y con la información cada vez más al alcance de todos, los ciudadanos pueden implicarse más en algunos proyectos internacionales que hace unos años era imposible. Y es que al mismo tiempo que la cooperación internacional se fue desarrollando, el turismo se ha convertido en uno de los sectores económicos y de ocio más importantes en España y en muchos otros países. Es por esto que nacen empresas y asociaciones especializadas en unir esta actividad con la oportunidad de ayudar a las personas.

Cooperating Volunteers

Hoy en día, existe ya un considerable número de ciudadanos que invierte en unas vacaciones de este estilo en lugar de quedarse con los destinos más clásicos. Un ejemplo de empresa organizadora de este tipo de viajes es Cooperating Volunteers, que cuentan con distintos programas en países de todo el mundo para ofrecer experiencias de voluntariado. De esta forma, ayudan a los que más lo necesitan, al mismo tiempo que enriquecen cultural y humanitariamente a los que deciden participar de esta aventura. Lo único que los usuarios tienen que hacer es solicitar una plaza con sus datos y el país al que desean viajar. Luego, la empresa facilita trámites como el certificado de antecedentes penales, la vacunación pertinente para cada país o la obtención del visado. El periodo que los turistas suelen pasar en países extranjeros es de 2 a 3 semanas, aunque algunos alargan más su estancia.

Cooperating Volunteers 4

Cooperating Volunteers. / Cedida

Según Albert Molina, director de Cooperating Volunteers, en esta situación de pandemia por la Covid-19 “no hay ninguna barrera más allá de la PCR que se pide en los países de destino. La gran mayoría de personas que nos llaman no conciben que ahora mismo se pueda viajar”. Eso sí, de los 36 países en los que trabajaban, se han quedado con 5, los que les permiten las restricciones de movilidad. En todos los casos se cumplen las medidas recomendadas de higiene, lo que permite igualmente realizar el trabajo de voluntariado. También es cierto que, una vez en destino, los territorios no están tan afectados por la Covid-19 como los países europeos, lo que permite seguir situando este tipo de turismo como un mercado creciente, y desde el inicio de la pandemia se sumaron casi 500 voluntarios a los 23.000 que ya probaron esta experiencia desde la fundación de la empresa en 2013. La mayoría de las personas, según Albert Molina “experimentan miedo y escepticismo a la hora de viajar a un país desconocido que precisa ayuda de estas características, ya que no saben lo que pueden encontrarse”. Lo que aportan las empresas de este tipo, y en concreto Cooperating Volunteers, es “un viaje seguro, confianza y transparencia. Solemos poner a nuestros clientes en contacto con otros voluntarios de la zona para proporcionarles una mayor seguridad”. 

Cómo ayudar desde internet 

También vemos ejemplos de este acercamiento a los ciudadanos desde organizaciones tradicionales como la ONU, que ofrece en su página web acceso a documentos, actas, resúmenes, reglamentos, etc. que son útiles en su trabajo y demuestran este deseo de implicación por parte de la población. Además, también se puede acceder al procedimiento necesario para convertirse en voluntario y comenzar a participar de las actividades humanitarias que realiza la Organización. Esto sucede en todas las páginas web de la mayoría de los organismos, en las que puede encontrarse siempre un apartado de “Cómo ayudar/participar” o “Qué puedes hacer tú”. Generalmente, lo que los usuarios pueden encontrar en estos espacios es de un acceso sencillo y rápido. Se puede tanto donar sin compromiso como convertirse en socio. Poniendo de ejemplo a FAO, esta asociación ofrece un listado de los puestos vacantes, así como los países en los que se necesita dicha ayuda. Otras, como la citada OXFAM, ofrecen incluso herramientas para encontrar las opciones más cercanas, con un buscador en el que introducir la ciudad en la que vive el usuario y el tipo de voluntariado que busca. Los países que más voluntarios necesitan, como también confirma Albert Molina de Cooperating Volunteers, están situados en África Oriental, tales como Kenia o Tanzania, “en los que se presenta una diferencia bastante notoria entre la ciudad y el resto del país, que se compone por zonas rurales en la mayoría de su territorio”. Estos coinciden con los destinos a los que los ciudadanos prefieren acudir, los cuales también se decantan, en esta época de pandemia, por regiones del sudeste asiático.

El CAD (Comité de Ayuda al Desarrollo), que se dedica al seguimiento de las políticas de desarrollo en los países que lo conforman, determina que España todavía se encuentra por debajo en la lista de países más solidarios, junto con Portugal. Por ello, conviene, en la medida de lo posible, estar atentos a las peticiones y noticias de las distintas organizaciones. @mundiario

Cooperación Internacional: nuevas formas de ayudar a otros países
Comentarios