Buscar

MUNDIARIO

El confinamiento potencia las desigualdades sociales entre los alumnos en España

¿Estaban los colegios públicos tan preparados como los privados para esta situación? Todavía no hay datos al respecto pero la impresión es que la privada va por delante. Según ha sabido también MUNDIARIO, habrá "evaluación continua en la ESO" y "evaluación sumativa en Bachillerato".

El confinamiento potencia las desigualdades sociales entre los alumnos en España
Un alumno de la ESO conectado a su centro desde casa. / Mundiario
Un alumno de la ESO conectado a su centro desde casa. / Mundiario

Firma

Mario Gontade

Mario Gontade

El autor, MARIO GONTADE, es analista de la actualidad. @mundiario

El cierre de los colegios durante el estado de alarma ha puesto a prueba el sistema educativo en España, cuya gestión corresponde a las comunidades autónomas. Esta crisis ha permitido ver que el nivel de digitalización no es el mismo en todos los centros, donde recurren a multitud de plataformas tecnológicas para impartir sus clases a distancia: desde Google Classroom a YouTube, pasando por plataformas como Webex, sistemas de videoconferencias entre profesores y alumnos o actividades escolares con fichas. Sin embargo, todos los métodos tienen algo en común: necesitan de la tecnología para poder ser efectivos y esto provoca que el confinamiento esté potenciando las desigualdades sociales entre los alumnos. Por eso la pregunta clave no se ha hecho esperar: ¿estaban los colegios públicos tan preparados como los privados para esta situación?

El sector parte de que el confinamiento derivado de la crisis sanitaria del coronavirus trajo consigo el cierre de los colegios y que más de 10,3 millones de alumnos no van a clases presenciales, que ahora son a distancia, en cada colegio, con sus propios medios y sistemas. Consta que en las consejerías del ramo hubo reuniones de planificación de la programación lectiva durante el periodo de no asistencia a los centros –no exentas de protestas de algunos sindicatos de profesores, por cierto–, y que las herramientas virtuales para la formación telemática fueron preparadas por los informáticos. Pero se sabe poco de los resultados alcanzados; sobre todo en la enseñanza pública. En cambio es más conocida la realidad que se vive día a día en algunos colegios privados, donde sus alumnos  –al menos a partir de primero de la ESO– se dan cita durante cuatro o cinco horas por la mañana y tres por la tarde, de lunes a viernes, en clases por videoconferencia.

Un ejemplo real: este miércoles, un colegio privado puntero en España envió una circular a los padres de sus alumnos donde recuerdan que "a pesar de la situación", desde el centro están haciendo "un gran esfuerzo sumado al de vuestros hijos y al de vosotros mismos", para conseguir que afecte "lo menos posible" al rendimiento académico de los alumnos. "Los profesores –añade la circular– se sienten orgullosos de su respuesta y continuamente les transmiten ánimos para continuar."

Hay centros que ya han recibido indicaciones de la inspección educativa en el sentido de que los contenidos trabajados en el período de cuarentena deben ser evaluados. Según ha sabido también MUNDIARIO, habrá "evaluación continua en la ESO" y "evaluación sumativa en Bachillerato", y se penalizará cualquier actuación que evidencie falta de probidad, como puede ser la copia de trabajos entre alumnos, copia y pega como respuesta a tareas, etcétera. Ante la posibilidad de tener que hacer pruebas de evaluación telemáticas, también hay colegios que ya están buscando la mejor forma de realizarlas para conseguir la mayor seguridad y objetividad.

Todavía no hay datos al respecto pero la impresión es que la enseñanza privada va por delante de la pública en esta crisis. MUNDIARIO conoce las versiones de docentes a quienes les resultó complicado conectarse y tuvieron que recurrir a la imaginación. WhatsApp, correo electrónico, blogs, teléfono… fueron algunas de las vías a las que tuvieron que recurrir para que sus alumnos recibieran el material del día. @mundiario