El Centro Tomás Moro, en defensa de la libertad ante un mensaje ‘científicamente irreprochable’

Autobús de HazteOir. / RRSS
Autobús de HazteOir. / RRSS

El autobús de la organización HazteOir con el lema ‘Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva’ se ha topado con lo que este centro jurídico considera una "imposición totalitaria".

El Centro Tomás Moro, en defensa de la libertad ante un mensaje ‘científicamente irreprochable’

"Con ocasión de una campaña de sensibilización social a favor de la libertad educativa promovida por la asociación HazteOir ("Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva"), tanto el gobierno de la Comunidad de Madrid, como el Ayuntamiento de Madrid, han iniciado una campaña que desde el Centro Jurídico Tomás Moro consideramos de auténtico acoso y derribo de los defensores de la libertad", reza el comunicado emitido por este centro jurídico ubicado en Madrid y cuyos fines son  la defensa de la dignidad de la persona, de la familia y de los derechos humanos, y en especial la protección del derecho a la vida del nasciturus y del embrión humano.

El Centro Jurídico Tomás Moro considera que esta campaña lanza un mensaje "científicamente irreprochable", ‘Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva’, y que tanto el Gobierno de la Comunidad de Madrid (PP) como el Ayuntamiento de Madrid (Podemos) "han utilizado los medios de comunicación para marcar y señalar a los disidentes de la ideología de género, y así tratar de alcanzar la hegemonía social mediante la censura, la amenaza y el cultivo y extensión del odio social, haciendo ver al discrepante con sus políticas como un peligro social".

Tanto Cristina Cifuentes (PP), la pareja Carmena-Maestre (Podemos) y Ángeles Álvarez (PSOE) han anunciado denuncias a la Fiscalía por delito de odio del artículo 510 del Código Penal.

Desde el Centro Jurídico muestras su sorpresa ante estas acciones explicando que "el propio Ayuntamiento utiliza la coacción y la amenaza para cercenar la libertad de expresión a una asociación que sostiene algo tan obvio como que los «niños tienen pene y las niñas tiene vagina». Y más cuando desde ese Ayuntamiento ampararon, bajo el supuesto derecho a la libertad de expresiones a personas como Guillermo Zapata, que se rió de las víctimas del terrorismo y de de las del Holocausto; como Rita Maestre, que amenazó a los católicos con "Arderéis como en el 36" o "vamos a quemar la conferencia episcopal" e impidió violentamente la celebración de una misa; como  Javier Barbero, que llamó fascistas a los que se manifestaron como se manifestaban hace unos años los miembros de Podemos; como Pablo Soto, que expresó que quería "torturar y matar" a un representante de otro partido político; o como Sánchez Mato, que se rió de las víctimas del genocidio totalitario marxista de la URSS".

El Centro Jurídico Tomás Moro menciona que tras el estudio tanto de la Ordenanza Reguladora de la Publicidad Exterior de fecha 30/01/2009, como del estudio de la Ordenanza de Movilidad por la Ciudad de Madrid de fecha 26/09/2015, no encuentran "justificación alguna para impedir la libre expresión del sentir mayoritario de la población madrileña".

Así mismo desde este Centro Jurídico Tomás Moro abogan porque "nuestros representantes políticos defiendan los intereses de la mayoría social, y no de pequeños grupos de presión".

El Centro Tomás Moro, en defensa de la libertad ante un mensaje ‘científicamente irreprochable’
Comentarios