Un camino en el mar, aunque el agua lo inunde, no detiene el interés por avanzar

 Camino hacia el mar. / Francisco Puñal Suárez
Camino hacia el mar. / Francisco Puñal Suárez

La búsqueda de imágenes insólitas, humorísticas, raras y curiosas es un gran reto, que se consigue con los ojos bien abiertos y, por supuesto, con una mente que practique el sentido del humor.

Un camino en el mar, aunque el agua lo inunde, no detiene el interés por avanzar

La búsqueda de imágenes insólitas, humorísticas, raras y curiosas es un gran reto, que se consigue con los ojos bien abiertos y, por supuesto, con una mente que practique el sentido del humor.

Recorrer las calles de los lugares visitados, con la cámara en ristre, en una especie de cacería fotográfica para captar imágenes sorprendentes, es  una diversión que exige entrenamiento, y que nos ratifica a la fotografía como el arte contemporáneo más apreciado.

La marea ha subido y el camino se inunda,  pero ella no se detiene en su interés de avanzar, aunque se moje los pies.

Un camino en el mar, aunque el agua lo inunde, no detiene el interés por avanzar
Comentarios