El cambio climático sigue causando problemas en el Ártico

Deshielo en el Ártico. National Geographic.
Deshielo en el Ártico. / National Geographic.

Un nuevo estudio demuestra que la química de la zona ha cambiado gracias a los efectos del calentamiento global, permitiendo que el ecosistema del lugar se modifique gradualmente.

El cambio climático sigue causando problemas en el Ártico

En poco menos de una década, la concentración de radio-228 en las aguas del océano Ártico casi se ha doblado gracias a los efectos del cambio climático, advierte un estudio publicado en Science Advances. En pocas palabras, el artículo avisa que toda la zona podría cambiar su ecosistema gracias a las concentraciones del químico que poco a poco está alterando al lugar.

Según los expertos, el exceso de radio deben provenir de los sedimentos de la plataforma continental siberiana que gracias al deshielo ha estado exponiendo la franja terrestre al contacto con el agua, ayudando con la disolución del radio. “A estos niveles, el radio no afecta al agua o la vida acuática”, expresa Lauren Kipp, investigadora del Instituto Oceanográfico Wood Hole de EE UU y principal autora del estudio. Pero la experta añade que el peligro reside en los otros elementos como las tierras raras o compuesto orgánicos que está modificando el radio, “si los niveles de radio están aumentando, esto indica que las aportaciones de otros elementos también lo están haciendo”, y eso podría terminar modificando a cada organismo que hace vida en la zona.

Hielo ártico derritiéndose Pixnio

Deshielo del ártico. / RR SS.

Para realizar su investigación, la experta y su equipo tomaron muestras a distintas alturas del agua desde 69 estaciones de recogida distribuidas por todo el Ártico, para luego comparar sus impresiones con las recolectadas en 2007 por un equipo alemán. Las conclusiones demuestran, que en efecto, la cantidad de radio en el lugar había doblado la anterior cifra arrojada hace casi una década. Según el estudio, se descubrió que la concentración media de radio por metro cúbico de agua era de unos 71.000 millones de átomos.

¿Es realmente peligroso para el planeta? Kipp comenta en la investigación que si bien, “los niveles de radio-228 en la región central del océano Atlántico son unas 10 veces más bajos que los que hemos encontrado en el centro del Ártico en 2015”, no hay que dejar a un lado estos datos, porque si se obvian y continúan afectando a la zona, los químicos podrían ir cambiando hasta dejarnos un Ártico prácticamente irreconocible. Como ya mencionó la experta, el radio no afecta a la vida acuática del planeta, pero si es un problema a largo plazo al que hay que mirar con cuidado. @mundiario

El cambio climático sigue causando problemas en el Ártico
Comentarios