Los aspectos a tener en cuenta para realizar un buen debate

Pedro Sánchez y Mariano Rajoy encabezan los resultados preliminares / laSexta.com
Pedro Sánchez y Mariano Rajoy. / laSexta

Si no se tiene un plan, un programa y un cúmulo de ideas a defender, mejor evitar el enfrentamiento. Cuando sí se tiene todo ello entra en juego el adorno con idioma no verbal.

Los aspectos a tener en cuenta para realizar un buen debate

Un debate es toda una aventura estratégica, intercambios de ideas , expresiones, mecanismos aplicados de convencimiento. Es toda una armonía con disciplina. Es muy importante estar concentrado en lo que se defiende y en lo que se condena. Un debate no es una conversación ordinaria entre dos sujetos, todo lo contrario es el momento máximo que tienes para expresar tus creencias.

A continuación recomiendo cuatro puntos importantes que se deben tener en cuenta a la hora de afrontar un debate:

1. Claridad

Los conceptos deben ser claros, sencillos y no contradictorios, tienes que recordar que en algunos casos no tendrás mas que un minuto para defenderlos. Por ello es importante que dentro de esa claridad tengas dos líneas bien definidas de argumentos: lo que tú eres y representas y lo que defiendes. De acuerdo a la claridad de esas dos aristas podrás desinflar los conceptos de tu opuesto. La claridad tiene que ser revisada, tanto en el ataque como en la defensa. La postura que adoptes tienes que haberla  estudiado con anticipación. Cada movimiento es una expresión no verbal, es por ello que cuando entreno a políticos para debate normalmente reciben (en el ensayo) todo tipo de vejámenes conceptuales y en expresiones no verbales; el objetivo es no dejarse llevar por el inconsciente traicionero sino por el real consciente  que con anticipación se ha preparado. Tus emociones no cuentan si te las arrancan. Las emociones tienen que ser medidas, y estudiadas, solo ahí tienen valor.

2. Observa

Cuando te preparas tienes ganada la mitad del objetivo pero la parte que define es la capacidad de observación. Solo una buena capacitación te dará la ventaja para poder “relajarte” mientras debates. Pero  necesitas observar al contrario, la forma en que habla te dirá muchas cosas, al igual que sus argumentos. La observación profunda también te va a dar la posibilidad de preguntar y tocar temas que sean evadidos por tu oponente. Al revisar la comunicación no verbal tú podrás discernir que es lo que oculta, y sobre eso preguntar. Muchas veces con una buena observación tú identificas situaciones débiles donde  puedes atacar. Es solo cuestión de concentrarte y enfocarte completamente. Es importante recordar que este proceso se da cuando estás bien preparado. En algunos debates permiten el uso de documentos para leer y para apuntar. Esta ayuda debe ser utilizada como “agua en el desierto”. Desarrolla la capacidad de memorizar en algunos casos y en otros tendrás que apuntar y  hacerlo muy delicadamente casi de manera  imperceptible.

3. Las preguntas que haces

Después de una observación detallada y unido a tu preparación, podemos desmontar el criterio de la persona con la que debatimos y es aquí donde entra el juego de preguntas, que yo las clasificaría como preguntas exigiendo respuesta y solo preguntas sin respuestas pero con obviedad contundente, es decir la desvalorización de la imagen con preguntas capciosas. Algo así como subrayar errores cometidos por tu contrincante, o señalar cualquier desliz en el debate y dejárselo al silencio.

4. La imagen

La imagen es determinante, creo que si estas leyendo este articulo conoces el “ejemplo universal” de: Kennedy – Nixon. Mas preparación  y mas experiencia en política tenía Nixon quien ya había sido Vicepresidente, pero en el 1er debate televisado, el aspecto, el comportamiento, las miradas, el control del cuerpo  definitivamente tuvieron un desenlace ganador para Kennedy. El candidato Nixon sabía todo en política,  pero sus argumentos no estaban acompañados de los gestos , y su  inseguridad en un campo que él no conocía (televisión) tuvo resultados funestos. Siempre que enseño de este tema recalco la practica de hablarle al espejo, si tienes la capacidad de resistir un discurso frente a tu imagen ya estás preparado.

La filosofía del debate

Si no tienes un plan, un programa y un cúmulo de ideas que vas a defender no te enfrentes, cuando las tengas  adórnalas con idioma no verbal.  Anda armado con un mínimo de tres conceptos de ataque a quemarropa, y guarda tres argumentos positivos de con quien te enfrentarás, eso te saca de los momentos agrios. Ten en la memoria 3 historias personales emotivas, de esas muy tuyas que llegan al corazón. Después relájate e imagina que es solo una conversación, una aventura de conversación. Ya me dirás los resultados. ¡Suerte!

Los aspectos a tener en cuenta para realizar un buen debate
Comentarios