Arabia Saudí, el país de las decapitaciones en plena calle

Imagen de una ejecutación del documental Saudi Arabia Uncovered.
Imagen de una ejecutación del documental Saudi Arabia Uncovered. / ITV

El canal de televisión británico ITV ha emitido un reportaje que contiene imágenes de extrema brutalidad. Además de exponer cómo vive la sociedad en el régimen saudí, también critica las relaciones que tiene Reino Unido con este país.

Arabia Saudí, el país de las decapitaciones en plena calle

Saudi Arabia Uncovered es el documental emitido por el canal de televisión británico ITV y que muestra ejecuciones públicas y agresiones a mujeres por parte de la policía y que se producen en Arabia Saudí. Las escenas son de contenido sensible e incluyen decapitaciones en plena calle o la muestra de cadáveres en plazas públicas.

El reportaje, que contiene imágenes grabadas con cámara oculta, también muestra la falta de libertad que existe en el país de Oriente Medio, el mal estado de las cárceles, el fomento del odio a otras religiones en las mezquitas y el adoctrinamiento que existe en las escuelas. 

Las imágenes han podido ser grabadas gracias a la colaboración de un activista que acudió a este país y permaneció allí durante seis meses con una cámara oculta y al propio equipo del documental, que ante las trabas para el turismo, acudió a Arabia Saudí en un supuesto viaje de negocios y creando una empresa ficticia.

Primer Ministro británico, David Cameron y el rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud. / DailyMail
Primer Ministro británico, David Cameron y el rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud. / DailyMail

 

Este documental, además de exponer cómo vive la sociedad en el régimen saudí, también critica las relaciones que tiene Reino Unido con este país. Se hace especial hincapié en la venta de armas y compra de petróleo por parte de Reino Unido al país árabe y se critica el tratamiento "de alfombra roja" al recibir al rey saudí y a los mandatarios de ese país en suelo británico.

Algunos de los entrevistados en el documental defienden las relaciones con Arabia Saudí, como el coronel Richard Kemp que fue encargado del equipo de terrorismo en el Comité Conjunto de Inteligencia, organismo del Gobierno británico: "No aprobamos lo que hace Arabia Saudí, no nos gusta lo que hace, pero son un 'mal' necesario para combatir otros regímenes y por supuesto, tienen mucho petróleo". El documental puede verse en la web de la cadena de televisión y en el siguiente vídeo que publica MUNDIARIO.

Ejecuciones públicas

El documental asegura que en ocasiones pueden verse ejecuciones públicas en Arabia Saudí y aportan datos en los que indican que en 2015 fueron ejecutadas 157 personas en Arabia Saudí. Sin embargo, las autoridades del país indican que sólo los criminales más peligrosos son ejecutados

Una de las escenas del vídeo muestra a una mujer condenada por matar a su hijastra. Está tirada en la calle junto a un paso de cebra y a su lado un hombre y un grupo que parece estar formado por fuerzas de seguridad. Mientras la mujer está en el suelo grita "yo no lo hice, yo no lo hice. Lo juro por Dios". Nada más terminar esas palabras, el hombre que está a su lado la decapita. El documental indica que las imágenes fueron grabadas por un policía que fue arrestado por publicar el vídeo en la red.

"No aprobamos lo que hace Arabia Saudí, no nos gusta lo que hace, pero son un 'mal' necesario para combatir otros regímenes y por supuesto, tienen mucho petróleo", afirma el coronel británico Richard Kemp.

Otra de las escenas muestra cinco cadáveres colgados en un soporte sujetado por dos grúas. Fueron acusados de robo, decapitados y luego colgaron sus cuerpos a varios metros del suelo durante días, algo que según el documental, sirve de ejemplo para que otros ciudadanos no cometan el mismo crimen.

Libertades restringidas

Un activista saudí, que no muestra su rostro y que se da el nombre de Yasser, indica que los ciudadanos de su país "no pueden expresarse libremente" ya que no hay libertad de pensamiento. El entrevistado añade: "El gobierno arresta a la gente sólo por escribir algo. El miedo se ha apoderado de toda la población, desde los más mayores a los niños más pequeños".

La grabación comienza en 2015 en la ciudad de Riad, la capital de Arabia Saudí. La cara del rey Salman bin Abdulaziz está presente en multitud de carteles colgados de las fachadas de los edificios.

Según el documental, aunque la visión de este país en el exterior es de riqueza 'ostentosa' y centros comerciales de lujo, la realidad es que un cuarto de la población vive en la pobreza. Durante el viaje en coche que realiza el activista Yasser con su cámara, se puede ver a mujeres y niños pidiendo limosna de coche en coche ya que como dice una de ellas "no tienen nada en casa".

Este documental, además de exponer cómo vive la sociedad en el régimen saudí, también critica las relaciones que tiene Reino Unido con este país. Se hace especial hincapié en la venta de armas y compra de petróleo por parte de Reino Unido al país árabe y se critica el tratamiento "de alfombra roja" al recibir al rey saudí y a los mandatarios de ese país en suelo británico.

El infiltrado se adentra en uno de los barrios de la capital, mostrándolo como ejemplo de "cómo viven millones de saudíes". Las imágenes enseñan calles donde hay basura y aguas residuales, edificios en mal estado, niños vendiendo alimentos y mujeres pidiendo limosna. Las mismas imágenes se repiten en la ciudad de Jeddah, la segunda más grande del país y aquí pueden verse mujeres que, sin recursos, se ven obligadas a dormir en la calle.

Este activista es uno de los encargados de ir a Arabia Saudí con una cámara oculta y grabar cómo es la vida en ese país a pesar de que corre el riesgo de ser encarcelado si es descubierto. "Hay peligro pero el mundo necesita saber como hemos vivido bajo persecuciones y esclavitud durante décadas".

El documental muestra situaciones que ponen en duda la libertad de expresión en Arabia Saudí y que manifiestan la importancia del cumplimiento de las normas religiosas. Como ejemplo una de ellas, en un centro comercial, donde un hombre arremete contra una mujer por no cubrirse la cara debidamente y por llevar maquillaje o otra en la que varios policías lanzan botellas de cristal contra un muro por contener alcohol.

El cámara, que consigue adentrarse en una mezquita, recoge uno de los discursos dados que fomenta el odio a otras religiones: "Los judíos han abusado, dictado y corrompido la tierra. Así que, Alá, páralos y derrama sobre ellos el azote de la tortura. No dejes que su bandera ondee alto".

La educación también se ve influida por los dogmas religiosos impuestos en ese país. En una entrevista con un niño de 14 años, Yasser le pide que le cuente qué es lo que le enseñan en la escuela a lo que éste responde: "Todos los cristianos deben ser castigados hasta la muerte, hasta que no quede ninguno. Deberían ser decapitados. Eso es lo que nos enseñan en el colegio".

La población chií es minoritaria en Arabia Saudí y existe tensión entre esta rama del Islam y la mayoría suní del país, especialmente desde que a comienzos de este año fuese ejecutado el clérigo chií Nimr al Nimr, considerado uno de los grandes líderes de la Primavera Árabe. El niño entrevistado por el activista también es preguntado por lo que aprende en la escuela sobre los chiís: "Deberían ser condenados a muerte y nosotros debemos luchar contra ellos en el nombre del Islam".

Arabia Saudí, el país de las decapitaciones en plena calle
Comentarios