La Antártida se divide en icebergs gigantes y enciende las alertas  

Antártida. / Pinterest
Antártida. / Pinterest

Un estudio publicado en la revista Nature advierte que el derretimiento de los cascos polares no solo podría aumentar el nivel de los océanos, sino también multiplicar los eventos meteorológicos extremos y desestabilizar el clima en algunas regiones en las próximas décadas.

La Antártida se divide en icebergs gigantes y enciende las alertas  

La Antártida se divide en icebergs gigantes y enciende las alertas. El dramático y veloz deshielo del Continente Blanco ha sacudido al mundo en los últimos días, a pesar de que desde hace más de tres décadas se ha estado advirtiendo que la Antartida Occidental comenzó a derretirse.

Quizás también te interese: 

 

De acuerdo con un estudio firmado por la Universidad de California y el Laboratorio de Propulsión a Reacción (JPL) de la Nasa, al derretimiento se ha sumado otro fenómeno: un gigantesco bloque antártico conocido como Larsen C, que está a punto de separarse de la plataforma de la Península Antártica.

Según los informes oficiales, el ancho de esta grieta alcanza los 2000 metros y sus bordes se deshacen con la misma facilidad que la de un castillo de arena. Los científicos adelantan que cuando la catástrofe finalmente ocurra tendrá lugar la creación de un iceberg de unos 5000 kilómetros cuadrados.

Hielo de la Antartida Flickr

Hielo de la Antartida. /  Flickr

 

Los datos más bajos de la historia

Los datos exponen que, para el 1 de enero de este año, la extensión del hielo marino antártico se ubicó en 5,47 millones de kilómetros cuadrados, es decir, 30.000 kilómetros cuadrados por debajo del mínimo histórico anterior al 1 de enero de 2017 y 1,88 millones de kilómetros cuadrados por debajo del promedio de 1981 a 2010. Los números reflejan la extensión de hielo marino antártico más bajo de un registro satelital de 40 años.

En esa línea, los expertos han detallado que este desprendimiento podría provocar un colapso en la Antártida, ya que no solo aumentaría el nivel de los océanos, sino también multiplicaría los eventos meteorológicos extremos y desestabilizaría el clima en algunas regiones en las próximas décadas.

Por si fuera poco, es necesario tener en cuenta que los miles de millones de toneladas de agua procedentes del deshielo podrían debilitar las corrientes oceánicas que actualmente transportan el agua fría hacia el sur, sumergiéndola hacia el fondo del Atlántico y empujando las aguas tropicales hacia el norte, más cerca de la superficie, explica el portal Infobae.

"Según nuestros modelos, el hielo derretido provocará perturbaciones importantes en las corrientes oceánicas y cambiará los niveles de calentamiento de la Tierra", ha sentenciado Nicholas Golledge, del Centro de Investigación Antártica de la Universidad Victoria de Wellington, Nueva Zelanda.

El panorama no es para nada alentador: debido a la rapidez de este fenómeno, el nivel del mar aumentaría en más de tres metros, inundando ciudades enteras de todo el mundo. @mundiario

La Antártida se divide en icebergs gigantes y enciende las alertas  
Comentarios