Los accidentes de tráfico, primera causa de mortalidad en los jóvenes

Al volante.
Al volante.

Las campañas de la Dirección General de Tráfico, cada vez más duras, están ideadas con el objetivo de abrirnos los ojos y hacernos comprender cuáles son las posibles consecuencias que pueden tener nuestros actos al volante.

Los accidentes de tráfico, primera causa de mortalidad en los jóvenes

Es terrible pero cierto, los accidentes de tráfico son la principal causa de mortalidad de las personas jóvenes, en concreto, el perfil medio de la persona fallecida en accidente de tráfico es el de un varón de entre 35 y 44 años, y en concreto, el 20% de los accidentes de tráfico mortales los sufren jóvenes de entre 18 y 24 años.

El número de siniestros de tráfico está en descenso, pero conocer que la mayor parte de los siniestrados son jóvenes nos debe hacer pensar. Tenemos que concienciar a todos de que está en sus manos cambiar esta cifra.

Principal causa de muerte en adolescentes: los accidentes de tráfico

Como ya hemos mencionado, el 20% de las victimas mortales de accidentes de tráfico tiene entre 18 y 24 años.

A esta terrible cifra hay que añadir, además, un dato más terrible aún, que es el de los niños menores de 14 años que pierden la vida en accidentes de tráfico: en el año 2015 fueron 20 niños, en 2014 fueron 24 y en 2013 fueron 29 los pequeños que perdieron la vida en las carreteras de nuestro país.

Sólo cabe concienciar a los padres de la necesidad de utilizar los sistemas de seguridad de los vehículos, como las sillas adaptadas para cada niño o los cinturones de seguridad. No se trata solo de cumplir la ley sino de que la diferencia puede estar en salvarle la vida al niño o no.

Aunque el número de accidentes de tráfico con víctimas mortales haya descendido, son muchos los accidentes que suponen consecuencias terribles como heridos de gravedad, hospitalizaciones y lesiones irreversibles.

Errores que cometen los jóvenes al volante

Cada vez menos, todo hay que decirlo, pero los jóvenes, generalmente, son más imprudentes al volante y por eso las estadísticas nos hablan de un mayor número de jóvenes como víctimas de siniestros de tráfico.

Los errores más comunes que cometen los jóvenes conductores y suelen tener consecuencias fatales son:

> Consumir alcohol y/o drogas.

> No respetar las normas de tráfico.

> Conducir a una velocidad inapropiada.

> No utilizar los sistemas de seguridad: cinturones, cascos, etc.

En muchos casos, la inexperiencia de los conductores noveles hace que la capacidad de reacción ante un accidente de tráfico sea mucho más lenta.

Los jóvenes y los accidentes de tráfico ¿cómo concienciarlos?

Los jóvenes deben concienciarse también y utilizar el cinturón siempre o el casco si van en moto, no conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas, respetar las normas de tráfico y mantenerse siempre alertas ante el resto de vehículos.

Las campañas de la Dirección General de Tráfico, cada vez más duras, están ideadas con el objetivo de abrirnos los ojos y hacernos comprender cuáles son las posibles consecuencias que pueden tener nuestros actos al volante.

Perder la vida en la carretera o provocar un accidente en el que pierdan la vida nuestros seres queridos, nuestros amigos o personas ajenas a nosotros, que se cruzaron en nuestro camino en el peor momento.

Los jóvenes deben ser consecuentes con sus actos y comprender cuales son esas posibles y terribles consecuencias, pero en muchos casos es muy difícil, cuando ya ha sucedido el accidente, porque no hay vuelta atrás.

Cuando un accidente de tráfico ya ha ocurrido, se deben seguir una serie de trámites y gestiones, con las compañías aseguradoras, talleres, médicos, etc., trámites que en ocasiones son tediosos y por las terribles consecuencias que ha tenido el siniestro, nos cuestan mucho hacer. En estos casos lo más aconsejable es contactar con un bufete de abogados de accidentes de tráfico, que nos pueda ayudar, asesorándonos y gestionando todos los trámites relacionados con el accidente sufrido.

Los accidentes de tráfico, primera causa de mortalidad en los jóvenes
Comentarios