Doxiciclina: un viejo medicamento con un nuevo uso en la lucha contra las ITS

Doxiciclina. / RR SS.
Pastillas de doxiciclina. / RR SS.
La toma de una dosis única de doxiciclina en las 72 horas siguientes a un contacto de riesgo evita más del 80% de casos de sífilis y clamidia.
Doxiciclina: un viejo medicamento con un nuevo uso en la lucha contra las ITS

La doxiciclina, un antibiótico utilizado desde hace décadas, está cobrando un nuevo protagonismo en la lucha contra las infecciones de transmisión sexual (ITS). Investigaciones recientes han demostrado que una dosis de 200 miligramos de este fármaco, administrada como profilaxis postexposición (PEP) en las 72 horas siguientes a un contacto sexual de riesgo, puede reducir significativamente la posibilidad de contraer sífilis y clamidia.

Este descubrimiento representa un avance notable en la prevención de ITS, especialmente en grupos de alto riesgo como hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y mujeres transgénero (MTG).

Santiago Moreno, jefe del servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, resalta la importancia de este hallazgo. "La doxiciclina, cuando se usa adecuadamente como profilaxis postexposición, reduce en cerca de un 80% la probabilidad de infección por sífilis y clamidia", explica. Esta medida preventiva es la primera intervención farmacológica sencilla que ha demostrado tal eficacia en la prevención de estas ITS, comúnmente extendidas en algunos colectivos.

El creciente interés por la profilaxis postexposición con doxiciclina, también conocida como "doxi-PEP", responde al aumento alarmante de las ITS. Según datos del Ministerio de Sanidad, los casos de sífilis en España se han multiplicado por diez en lo que va de siglo, pasando de 1,77 casos por 100.000 habitantes en el año 2000 a 17,10 en 2022. Este incremento ha llevado a las autoridades sanitarias a buscar nuevas estrategias preventivas. María del Mar Vera, presidenta del Grupo de Estudio en ITS de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (GeITS-SEIMC), destaca los resultados prometedores de la doxiciclina, aunque advierte sobre el riesgo de desarrollar resistencias y los posibles efectos adversos del uso continuado de este fármaco.

Un debate en la comunidad médica

Tres grupos de estudio de la SEIMC publicaron recientemente un documento que recomienda la prescripción de doxi-PEP de manera individualizada en HSH y MTG con ITS recurrentes en el último año. La administración debe realizarse lo antes posible tras un contacto sexual de riesgo, idealmente en las primeras 24 horas y nunca después de las 72 horas. Este documento enfatiza también la importancia de continuar con las medidas preventivas establecidas, como el uso de preservativos.

Investigaciones internacionales respaldan estos hallazgos. En 2018, un estudio en Francia demostró que la doxiciclina reduce significativamente el riesgo de contraer sífilis y clamidia en HSH y MTG usuarios de la PrEP, una pastilla que previene el VIH. Sin embargo, el fármaco no ha mostrado la misma efectividad contra la gonorrea, probablemente debido a las resistencias bacterianas desarrolladas.

El uso extendido de doxi-PEP suscita un debate en la comunidad médica. Jorge García, médico de la Unidad de ITS del Centro Drassanes-Vall d’Hebron de Barcelona, aboga por su implementación amplia debido a su alta efectividad. Sin embargo, María del Mar Vera y otros expertos internacionales recomiendan un enfoque más cauteloso, restringiendo su uso a casos específicos y monitorizando de cerca el desarrollo de resistencias. @mundiario

Comentarios