Domenicalli se hace el harakiri en público y entrega su cabeza a Montezemolo

Stefano Domenicali no ha aguantado el chaparrón tras el fiasco de Barheim/eurosport.com
Stefano Domenicali no ha aguantado el chaparrón tras el fiasco de Barheim/eurosport.com

Stefano Domenicalli presenta la dimisión como jefe deportivo de Ferrari tras 23 años en la Scudería, en una tensa semana a raíz de todo lo sucedido en Barheim.

Domenicalli se hace el harakiri en público y entrega su cabeza a Montezemolo

Decía un conocido presidente del fútbol español que cuando el público se enfada con un futbolista no hay nada que temer, cosas del fútbol. Sin embargo si el blanco de las críticas es el entrenador conviene ser cauto, si se le apoya en exceso puedes ser co-responsable, y antes de que te des cuenta la cabeza que pedirán es la tuya. Así parece que Luca Cordero di Montezemolo ante la dureza de las críticas, ha optado por cerrar el paraguas y cambiar de “entrenador”.

Y es que a nadie se le escapa que la dimisión de Domenicali se parece bastante a eso que por aquí conocemos como “cese temporal de la convivencia matrimonial”. La carrera de Barheim ha supuesto un punto de inflexión en la relación entre Montezemolo y Domenicali. Así mientras en los minutos previos a la carrera declaraba ante el micro de La Sexta, que con su presencia buscaba apoyar y motivar al equipo, a once vueltas del final no dudaba en abandonar el barco con cara de pocos amigos. Las declaraciones posteriores parecían un intento de apagar el fuego con gasolina “No dejaremos ninguna piedra sin levantar para llegar a donde queremos estar. Trabajaremos día y noche para mejorar, tomaremos las decisiones que tengamos que tomar”. Mientras que Domenicali por su parte parecía mantener el ánimo “El equipo no debe desanimarse, aunque las cosas no hayan ido como deberían hasta ahora, y seguir trabajando para cambiar de marcha rápidamente”.

Test fallido

Es probable que el enfado de Montezemolo se pudiese haber controlado si no fuese por lo sucedido en los días de test posteriores a la carrera. Los mismos test a los que Fernando Alonso fiaba todas las posibilidades de buscar su “venganza” en la carrera de China y debido a los cuales De La Rosa se había quedado en Maranello probando en el simulador. Y es que no hay que olvidar que los días de test son muy escasos en temporada y hay que aprovecharlos al máximo, por lo que Ferrari había alineado a Alonso para los dos días. Así tras un primer día en el que se cumplió lo programado, se esperaba un segundo día en el que probar algunas mejoras. Sin embargo tras haber recorrido 12 vueltas el bólido rojo se para en el box, se ha detectado una anomalía en el chasis que obliga a abortar toda la jornada de test. Y mientras tanto Hamilton volaba bajo con su Mercedes marcando un tiempo estratosférico y rodando la friolera de 118 vueltas.

A partir de aquí todo se ha precipitado y ya no servían excusas, los tifosi empezaban a mirar al palco. El resto es historia, una dimisión con palabras de agradecimiento por ambas partes, y 23 años de relación que se esfuman.

Marco Mattiacci

Y como en este deporte nadie se para a esperar, a rey “muerto” rey puesto, así Ferrari apenas ha tardado unas horas en hacer público el nombre del sustituto, Marco Mattiacci será el nuevo responsable de la Scuderia. Nacido en Roma en 1.971, entró en Jaguar en 1.989 tras completar sus estudios de económicas, allí coincidió con la entrada de Ford en la firma inglesa, por lo que se empapó del espíritu de marketing americano al que se adaptó de forma excepcional. En 1.999 recibe la llamada que todo italiano desearía, Ferrari quiere sus servicios, y la respuesta no se deja esperar. Ahí empezaría un periplo digno de “Willi Fog” que le llevaría a recorrer medio mundo al servicio del Cavallino, desde Sudamérica a Rusia, pasando por Oriente Medio, y Shangai, para recalar en EEUU. Y es que hasta el día de hoy era el CEO para el mercado Americano, donde ha cosechado diversos éxitos como un aumento de ventas de un 9% el año pasado, y fue reconocido como ejecutivo del año en 2.012. Al avispado lector no se le habrá pasado por alto que en todo su curriculum no hay ni una sola referencia a la competición, y el motivo es que nunca ha trabajado en esa especialidad. La apuesta de Ferrari es fuerte al poner como responsable de la Scudería a un gestor, en lugar de un técnico. En su haber figura una gran capacidad en la creación de grupos de trabajo, proyección, márketing y capacidad de liderazgo. No cabe duda de que con tiempo podría crear un gran grupo de trabajo, el problema es que en Fórmula 1, el tiempo se mide de carrera a carrera.

Domenicalli se hace el harakiri en público y entrega su cabeza a Montezemolo
Comentarios