Un Trump desbocado ataca a Biden, el FBI y los medios

Donald Trump, expresidente de EE UU. / RR SS.
Donald Trump, expresidente de EE UU. / RR SS.
El republicano ha reaparecido en su primer mitin tras el registro de su residencia, donde afirma: “El enemigo del Estado es él y los que lo controlan”.
Un Trump desbocado ataca a Biden, el FBI y los medios

Donald Trump quiere ajustar cuentas, busca una pequeña venganza. El mandatario ha pasado por un episodio humillante al ser el primer expresidente de EE UU que enfrentaba un registro del FBI en una de sus residencias privadas. Al exmandatario le acusan de llevarse documentación sensible del tiempo en que fue presidente y no entregarla a los Archivos Nacionales, como todo presidente saliente debe hacer.

Ahora reaparece en su primer mitin tras el registro de Mar-a-Lago, específicamente en Wilkes-Barre (Pensilvania). Ante sus seguidores, el magnate ha procedido a atacar al FBI, Joe Biden, Angela Merkel, los medios de comunicación, el Departamento de Justicia o los coches eléctricos.

“El enemigo del Estado es él y el grupo que lo controla”, ha dicho sobre su sucesor. Antes de comenzar su intervención, los presentes vieron un vídeo del actual presidente donde aparece tropezando con unas escaleras, tartamudear o quedarse en blanco, además, aparecía el lema: “Biden no puede ni hablar. ¿Cómo va a liderar?”. Esta es una clara arremetida contra Biden, que el pasado jueves ofreció un discurso en Filadelfia donde señalaba que Trump era una amenaza para la democracia.

“Joe Biden vino a Filadelfia, Pensilvania, para dar el discurso más vicioso, odioso y divisivo jamás pronunciado por un presidente estadounidense, vilipendiando a 75 millones de ciudadanos”, afirmó refiriéndose a sus votantes. “Todos vosotros, enemigos del Estado…”¿Queréis saber la verdad? Él es el enemigo del Estado”, añadió. 

En su momento, Biden afirmó que no se refería a los votantes republicanos, sino a Trump y sus votantes acérrimos, esos que niegan la victoria de Biden en las elecciones del 2020 y siguen apostando por la violencia política.

“No somos nosotros los que amenazamos la democracia sino los que queremos salvarla”, destacó el expresidente. “Vamos a recuperar nuestro país. La amenaza para el país es la izquierda radical, no la derecha”, ha afirmado mientras calificaba a Biden como “enemigo del Estado”.

Donald Trump es un personaje complicado, divisivo. Al mitin asistieron unas 8.000 personas de todas las edades. La gran mayoría eran personas blancas, algunos asiáticos y casi ningún afroamericano. Este vendría siendo el pistolazo de salida de su campaña para las elecciones legislativas del 8 de noviembre, que en términos políticos vendría a ser una medida del pulso entre Biden y Trump, un pequeño anticipo de las elecciones presidenciales de 2024.

Para los republicanos, Donald Trump es un personaje que sondean con cuidado. Es quien más tirón tiene dentro del partido, quien es capaz de movilizar las masas. Al mismo tiempo, es un personaje divisivo capaz de ahuyentar a los votantes independientes que hace tambalear el sistema estadounidense. En su aparición, el magnate habló sobre "inflación disparada”, “delincuencia desbocada”, inmigración ilegal o la “corrupción y el extremismo de Joe Biden y el Partido Demócrata”. No mencionó la guerra o su cercanía con Rusia en las elecciones de 2016 y tampoco el aborto.

Trump calificó la actuación del FBI como “uno de los abusos de poder más escandalosos de cualquier administración en la historia de Estados Unidos” y “una parodia de la justicia”, “propia de un país del Tercer Mundo”, pese a las pruebas presentadas por la Justicia contra él, incluida documentación que debía ser entregada a los Archivos Nacionales. 

“El FBI y el Departamento de Justicia se han convertido en monstruos viciosos, controlados por canallas de la izquierda radical, abogados y medios de comunicación, que les dicen lo que tienen que hacer”, manifestó el magnate. “Los demócratas están inmersos en un intento desesperado por evitar que vuelva a la Casa Blanca, donde saben que limpiaré este desastre de nuevo. Quieren impedir que completemos nuestra misión de recuperar los valores estadounidenses”, expresó antes de afirmar que la Justicia luego se volverá contra los demócratas. "No solo allanaron mi casa, sino también las esperanzas y sueños de cada ciudadano por el que he luchado”, decretó el examadatario, que se veía apoyado por sus seguidores más extremistas. @mundiario

Un Trump desbocado ataca a Biden, el FBI y los medios
Comentarios