El PSC se resigna a que el PSOE demandará varios cambios en sus relaciones

Miquel Iceta, líder del PSC. / publico.es
Miquel Iceta, líder del PSC. / publico.es

El votar en contra de Mariano Rajoy le podrá salir muy caro a los catalanes, quienes siguen a la espera de la llamada de Javier Fernánez o alguien de Ferraz.

El PSC se resigna a que el PSOE demandará varios cambios en sus relaciones

El PSC celebrará este fin de semana su XVII Congreso con una incertidumbre nunca antes sentida en el partido. Los catalanes saben que echaron más leña al fuego que está consumiendo lentamente al PSOE con su no en la investidura de Mariano Rajoy y han quedado a la espera de que el partido de Ferraz les comunique que las cosas ya no serán como antes, algo que ya dan por hecho prácticamente desde que decidieron no abstenerse. Los cambios, anticipan, serán de tipo disciplinarias y organizativas.

Miquel Iceta, líder del PSC, sabe bien que la Comisión Gestora trabaja para acordar cómo mantener los lazos fuertes pese a la tensión. Eso sí, tampoco saben si el que sea el plan al que lleguen Javier Fernández y su equipo sea uno realizable. Los catalanes confían en que, pase lo que pase, la relación no se rompa por completo y que puedan seguir formando parte de los órganos ejecutivos y de representación del PSOE.

Es tanta su buena voluntad que ellos mismos aseguran que en su Congreso no se modificará nada respecto a la relación con los obreros, con todo y que hay un par de enmiendas para ello. De momento, el primer cambio es que Fernández no asistirá a la clausura del evento, algo que hasta ahora había sido una tradición no escrita entre los secretarios generales de ambas formaciones. Será la primera seña de que algo se está cocinando.

La fuente de información del PSC es cada comparecencia pública que haga la gestora. Por ejemplo la del día de ayer de Mario Jiménez, portavoz de la comisión, quien aseguró que su grupo trabaja para encontrar una solución "simétrica y equilibrada". En Cataluña eso se tomó como una advertencia de que el desenlace podría ser expulsar a los catalanes de los órganos de Ferraz.

No obstante, una ruptura de ese tipo no tendría que ser forzosamente una ruptura definitiva en las relaciones. Resumido, el PSC seguiría siendo el ala catalana del PSOE, pero no podría participar en la toma de decisiones del mismo. Así, los 17,000 militantes registrados del partido de Iceta se quedarían sin ocupar casillas en el censo socialista, por lo que no podrían votar en las elecciones primarias del partido ni en cualquier otro balotaje de aquél.

El Congreso espera lo menos peor

Entretanto, los participantes del congreso catalán esperan que la tensión se vaya rebajando con el tiempo. No esperan una decisión tan drástica en aras del inicio del nuevo Gobierno de Rajoy. Es más, confían en que la carta enviada hace unos días sobre las decisiones que se podrían tomar contra los díscolos se quede sin efecto una vez inicie la nueva legislatura.

La Ejecutiva del PSC cree que el intento del PSOE de expulsarlos de sus filas no llegará más alla del Congreso del partido. De acuerdo a la directiva de Cataluña, la unión entre ambos se estableció en el llamado protocolo de unidad, firmado en 1978 y ya establecido en los cánones de ambas formaciones, por lo que sólo puede modificarse de parte de un congreso, no ambos. Incluso si se llega a poner sobre la mesa, en Barcelona están dispuestos a optar por el diálogo.

En ese sentido, esperan que el Congreso de rehabilitación del PSOE se convoque cuanto antes, pese a que la gestora insiste en que primero el partido debe encontrarse a sí mismo y luego llamar al cónclave. Pero probablemente el gran motivo de la comisión es no permitir a Pedro Sánchez resurgir de sus cenizas, por lo que retrasarán el proceso lo más que puedan. Esa es también la esperanza del PSC, es decir, que el PSOE presente la solicitud de expulsar a los catalanes, los allegados al exsecretario general den la cara por ellos. Los catalanes nunca ocultaron su cercanía con Sánchez, por lo que sus jugosos 17,000 miembros son de hecho algo muy tentador como para simplemente dejarlos ir y se convertirán en una munición importante de cara al nuevo frente.@hmorales_gt

 

 

 

El PSC se resigna a que el PSOE demandará varios cambios en sus relaciones
Comentarios