Un presionado Macron anuncia el aumento del salario mínimo para calmar las protestas

Emmanuel Macron. / RRSS
Emmanuel Macron, presidente de Francia. / RRSS

El presidente francés intenta aplacar a los chalecos amarillos asumiendo cierta culpa de los problemas que afectan a Francia, lanzando nuevas medidas sociales y subiendo el salario en 100 euros.

Un presionado Macron anuncia el aumento del salario mínimo para calmar las protestas

Tras varias y caóticas jornadas de protestas, el presidente Emmanuel Macron han reaccionado. El presidente francés compareció ante su pueblo respondiendo con claridad a las demandas de los chalecos amarillos, un movimiento de la clase media y rural de la Francia más alejada de Macron, esa de grandes urbes y con una actitud más cosmopolitan. El presidente ha anunciado una serie de nuevas medidas sociales que buscan calmar las protestas en su contra, anunciando también la subida del salario mínimo de cien euros. Asimismo, lo más interesante, fue que Macron agachó la cabeza y asumió parte de la culpa expresando que su actitud ha sido algo hiriente hacía la clase más desfavorecida.

La cólera que hoy se expresa es justa en muchos aspectos”, dijo el presidente en un discurso de 13 minutos desde el Palacio del Elíseo. “Sé que a veces he herido a algunos de vosotros con mis palabras”, expresó. Este sería uno de los discursos más sinceros del presidente que en el último año había tachado a muchos de la clase media como “vagos” o “los que no son nada”.

Sin duda, el presidente ya es consciente del descontento que hay en las calles y decide no sólo cambiar su discurso, también ha optado por darle un tono más social a sus políticas de centroderecha. El actual salario de los galos es de 1.498,47 euros brutos y 1.184,93 euros netos, por lo que la subida de 100 euros viene siendo una de las medidas más significativas. Asimismo, el presidente ha asegurado que las horas extras estarán exentas de impuestos y contribuciones sociales, lo que permitirá que la clase media pueda gozar mucho más y mejor de su salario. El Gobierno también anuncio que la CSG, un impuesto para financiar la protección social, será reducido para los jubilados que cobran menos de 2.000 euros.

Hoy quiero decretar el estado de excepción económica y social”, expresó el mandatario ya ahogado por la presión de los chalecos amarillos. El movimiento social nació en noviembre para oponerse a la subida del precio del carburante. La protesta siguió creciendo hasta lo que es ahora, donde los involucrados piden una gran cantidad de cosas, incluida la renuncia de Macron.

Aunque las medidas podrán calmar las protestas, significará la pérdida de ingresos para el Estado y podrían poner en riesgo los compromisos europeos de déficit. La semana pasada, el Gobierno ya había anunciado la anulación de la subida del carburante en 2019.

“Cuando se desata la violencia, cesa la libertad. Así que a partir de ahora la calma y el orden republicano deben reinar”, dijo el presidente que ahora busca reconquistar a los electores, porque si bien las protestas no eran multitudinarias, varias encuestas habían decretado que la mayoría de los franceses –sin distinción social- apoyaban a los chalecos amarillos. @mundiario

Un presionado Macron anuncia el aumento del salario mínimo para calmar las protestas
Comentarios